Lugares para visitar en Barcelona durante el día

En el momento en que llegas a Barcelona, la capital catalana te conquistará con su magia. Sea el clima mediterráneo, la amigable gente o las vibrantes calles llenas de vida lo que te atrae, es imposible no descubrir el encanto de esta sensual ciudad. Durante la noche, Barcelona palpita de actividad, pero es en el día que podrás apreciar muchos de los tipos de belleza de esta ecléctica ciudad.

Visitas emblemáticas de Gaudí

Antoni Gaudí dejo huellas por toda su amada Barcelona. La creatividad y fantasía de su arquitectura ejercen una poderosa influencia en la energía de las calles. Ningún viaje a Barcelona está completo sin una visita a su enorme e inconclusa obra maestra, la iglesia de la Sagrada Familia (sagradafamilia.org). Es visitada por más visitantes que cualquier otra atracción en España, así que compra entradas con anticipación si quieres ingresar. Admirarla desde afuera es gratuito y gratificante. La enorme iglesia tiene 16 torres e innumerables estatuas y grabados requeridos para el "Catecismo en piedra" de Gaudí. Para experimentar el talento y el humor de Gaudí sin las muchedumbres religiosas, camina hacia el Passeig de Gracia para encontrar dos de sus casas; la famosa Casa Batlló (casabatllo.es/ca) con su exterior ondulado y balcones de aspecto como calavera; y Casa Milà (casamila.es/ca), mejor conocida como la Pedrera, considerada un ejemplo de la arquitectura modernista, con paredes de piedra caliza que ondulan como cortinas y un techo que simula la piel de un dragón.

Montjuïc

Cuando estés listo para una vista panorámica de la hermosa Barcelona, piensa en Montjuïc, la montaña que se proyecta sobre el puerto de la ciudad y el escenario de la Feria Mundial de 1929 y los Juegos Olímpicos de 1992. Subirla es una gran caminata, así que muchos preferirán tomar el transbordador Aeri, un tranvía aéreo que se aborda en la torre de San Sebastián en la base del Passeig de Joan de Borbó. Llegarás a la cima de la montaña una vertiginosa media hora después. Una vez arriba, puedes trotar, andar en bicicleta y admirar la vista antes de optar por uno o ambos de los excelentes museos que se encuentran en la montaña, la Fundación Miró (fundaciomiro-bcn.org) y el Museo Nacional de Arte de Cataluña, o MNAC (mnac.cat). Si vas por la tarde, no te pierdas la Fuente Mágica, aguas danzantes en la base de las escalinatas del MNAC que lanzan agua, tocan música y ofrecen un espectáculo de luces.

Paseo marítimo

Si visitaste Barcelona antes de 1992, puede costarte creer los cambios que le hicieron al paseo marítimo justo antes de los Juegos Olímpicos. Ya no está el puerto comercial ni los edificios industriales que te alejaban del Mediterráneo; en su lugar hay un limpio y grande muelle y miles de playas. Cuando te dirijas allí, tómate el tiempo para admirar el monumento a Cristóbal Colón en la base del popular bulevar La Rambla. Luego transládate a pie, en bicicleta o en patineta hasta la Villa Olímpica, la marina recreativa y el viejo distrito de pescadores La Barceloneta, un excelente lugar para comer algo barato.

Tibidaba

No es sólo para niños. Tibidabo, la montaña detrás de Barcelona es un viaje de día completo ideal para toda la familia. Puedes tomar el bus desde el centro hasta Tibidabo, pero es más divertido tomar el tranvía Blau (tranvía azul) y luego tomar el funicular hasta la cima del Tibidabo. Cuando te bajes, te encontrarás en una feria de diversiones (Tibidabo.es) con atracciones que tienen más de un siglo, como el pequeño avión rojo. Puedes explorar la iglesia que está justo en la cima, el Templo del Sagrado Corazón, cuya silueta iluminada puede ser vista desde cualquier lugar de Barcelona. También puedes simplemente deslumbrarte con las vistas de siempre. En tu vuelta hacia el centro del pueblo, detente en el Campamento Nou para ver el Museo del Barcelona FC; incluso si no consigues entradas para un juego importante puedes ver los trofeos del icónico equipo de fútbol, sus camisetas y su historia en pantallas interactivas.

Más galerías de fotos



Escrito por teo spengler | Traducido por eva ortiz