Cómo luchar contra el sentimiento de culpa del gimnasio

Cumplir con un plan de ejercicio constante es la clave para vivir una vida sana y mantener un cuerpo sano. Sin embargo, hay algunos días en los que parece que no puedes encontrar el tiempo para ir al gimnasio, o tal vez simplemente no tienes la motivación. Saltearte el gimnasio puede traer sentimientos de culpa, especialmente si estás preocupado por el aumento de peso o de ser visto como un perezoso por otros. Aprende cómo luchar contra el sentimiento de culpa del gimnasio, así no tendrás que preocuparte por tomarte un día o dos de vez en cuando.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Anota por qué te sientes culpable por no ir al gimnasio. Es fácil sentirse abrumado con pensamientos contradictorios que te hacen sentir culpable por saltearte el gimnasio. Sin embargo, escribir una lista de las razones reales por las que no puedes ir al gimnasio puede hacer que te sientas menos culpable. Puedes llegar a escribir que te sientes cansado, tienes demasiado trabajo que hacer o quieres pasar un rato con los amigos. Todas estas son razones válidas para tomarse un día de descanso y de retomar tu rutina de ejercicios al día siguiente.

  2. Trata de hacer una actividad al aire libre que sea divertida y diferente a tu rutina habitual de gimnasio. Puedes llegar a sentirte culpable si te salteas una sesión de gimnasio porque no tienes el tiempo ni la energía para conducir hasta el gimnasio, encontrar un lugar de estacionamiento y tratar con multitudes ocupadas. Sin embargo, todavía puedes dar un largo paseo, un trote alrededor de la vecindad o dar una vuelta en bicicleta. Hacer algo de movimiento el día en el que no puedes ir al gimnasio disminuye los sentimientos de culpa.

  3. Usa el día en que te salteas el gimnasio como un día de descanso y planea un nuevo entrenamiento para tu próxima visita. Es importante programar los días de descanso en la rutina de ejercicios semanales para disminuir los riesgos de sobreentrenamiento, la fatiga y el dolor muscular que puede conducir a lesiones. Los días de descanso lejos del gimnasio también te rejuvenecen para mantener alta la motivación e interés por el ejercicio. Compra una nueva revista de entrenamiento físico o lee una página web de salud para ver algunas nuevas rutinas de ejercicio que puedes probar en tu próxima visita al gimnasio.

Consejos y advertencias

  • Consulta con un profesional de la salud si experimentas constantes sentimientos de culpa asociados al gimnasio y el ejercicio, ya que esto podría ser una señal de algo más grave.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer andrews | Traducido por lucia ayala