Cómo luchar contra un oponente más bajo

Hay luchadores de todas las formas y tamaños, y los mejores sacan el máximo partido de sus atributos físicos. Los altos pueden carecer del centro de gravedad más bajo y la fuerza bruta que se encuentran en oponentes más pequeños, pero pueden explotar su ventaja de alcance y de palanca. Los luchadores altos son mejores reaccionando a oponentes más pequeños y contrarrestando con movimientos como lanzamientos de cadera, mecidas y tumbándose. La práctica ayuda a los luchadores altos a encontrar su fuerza y hacerse más dominantes en la alfombrilla.

Palanca

Desequilibrar a los oponentes más bajos ayuda a que el luchador más alto haga palanca y tome el control de la pelea. Los luchadores altos suelen carecer del poder de "tirar" (o cargar) contra su oponente e intentar derribarles. Explotando tu ventaja de altura, sin embargo, puedes contrarrestar los tiros usando tu largo alcance para agarrar el tobillo del oponente. Conocida como la toma de tobillo, los luchadores altos tienen éxito cuando ejecutan el popular movimiento y hacen palanca. La toma de tobillo te permite levantar una pierna opuesta de la alfombrilla y barrer (o levantar) la otra pierna, provocando en un derribo. Los luchadores altos pueden mantener el control durante la pelea haciendo palanca pronto y quedando sobre su oponente.

Lanzamientos de cadera

Cargar contra un oponente más pequeño no es una buena estrategia para el luchador más alto, pero reaccionar a la carga ayuda a que hagas palanca y que lances a tu oponente sobre la alfombra. La palanca desequilibra al luchador opuesto, y ese es el mejor momento para hacer el lanzamiento y establecer una clavada potencial. Los lanzamientos de cadera son movimientos efectivos para luchadores altos con piernas más largas. Después de asegurar el tren superior del luchador opuesto en la posición de pie, tu pierna cruza su cuerpo y haces palanca. Con tu cadera ligeramente por debajo de la del oponente, tras el movimiento de cruce, levanta ligeramente y tíralo hacia atrás a la alfombrilla.

Mecidas

Las mecidas son movimientos efectivos de lucha que recompensan los brazos y piernas largas. Usa la palanca para poner a tu oponente sobre su espalda. Usa un brazo para aplicar un bloqueo de cabeza, colocando el otro bajo una o ambas piernas. Las manos se suben y se bloquean ajustadas, juntando la cabeza y las rodillas del oponente y formando la cuna. Los luchadores altos usan sus largas piernas para una palanca adicional e inclinan el tren superior del oponente hacia la alfombrilla, estableciendo oportunidades para mantenerlo inmóvil.

Tumbarse

Los luchadores altos que reaccionan rápidamente a la carga agresiva de oponentes más pequeños obtienen una ventaja inmediata de la pelea. Tumbarse es un argumento defensivo efectivo cuando tienes una ventaja de altura. Cuando el luchador opuesto cargue, echa ambas piernas hacia atrás, cae a la alfombrilla y tírate sobre tu oponente. Usa tu ventaja de tamaño para bloquear los brazos de tu oponente desde abajo y tirarle de bruces. Después de completar el derribo, puedes maniobrar y bloquear la cintura de tu oponente.

Más galerías de fotos



Escrito por scott amato | Traducido por natalia navarro