Luchando la batalla de las tareas con los niños

Si has llegado al punto en que le temes a las tareas de tus hijos tanto como ellos, podría ser hora de un nuevo enfoque. La batalla de las tareas pueden convertirse en una batalla de poderes diaria y algunos cambios podrían ser todo lo que necesitas para motivar a tu hijo a hacerla sin tener que pelear.

Únete a él

No es fácil sentarte a trabajar cuando los demás se están relajando y divirtiéndose, así que trata de hacer que las tareas sean tareas para ti también. Enfatiza que estarás planchando o limpiando mientras él trabaja y podrán relajarse juntos al terminar. Trata de dar al hermano pequeño algo qué hacer como dibujar a papá o que recoja sus juguetes en vez de estar corriendo y jugando. Siéntate a la mesa y realiza tu propio papeleo o administración en la computadora o aprende algo nuevo de un libro o manual mientras él hace la tarea.

Deja la batalla

Rompe el hábito de batallar con tu hijo, ya que esto se convertirá más en una batalla de poder y control que el trabajo en sí. Debbie Pincus, MS LMHC, dice en el sitio Web de Empowering Parents, que en lugar de forzar a tu hijo a hacer la tarea, los padres necesitan motivarlo a querer hacerla. Si tu hijo tiene edad suficiente retírate de la situación y deja que él mismo sufra las consecuencias en la escuela. Si te preocupa de cómo esto se ve, intenta hablar con su maestra en la escuela y explica lo que estás haciendo. Si tienes un hijo más pequeño, explica que depende de él si hace o no su tarea, pero que no podrás jugar con él más tarde o leerle un cuento.

Crea el ambiente

Llega a un acuerdo con tu hija de un lugar fijo para hacer su tarea. Escoge un lugar sin distracciones como la televisión o juguetes y que sea un lugar tranquilo y cómodo. Acuerden en una hora fija diariamente, podría ser en tanto llegue de la escuela o justo después de comer. Debe entonces volverse parte de la rutina diaria. Fija reglas acerca de los privilegios. Por ejemplo, no se le permite jugar en la computadora o ver televisión hasta que haya hecho la tarea.

Toma interés

Toma interés en el trabajo y pide al niño que te explique cuando haya terminado. Si tiene trabajo de matemáticas intenta decir "vaya, yo no podría hacer esa suma, ¿cómo la hiciste?". Esto le hará sentirse orgulloso y confiado en su trabajo. Lee los escritos de un niño más pequeño y muéstrale qué tan impresionada estás diciendo "qué bonita oración" o "usaste buenas palabras". Podrías preguntarle a la maestra qué metas tiene el niño y felicítalo por alcanzarlas. Si tu hijo tiene mucha tarea o si encuentra difícil el nivel del trabajo, intenta hablar con su maestra. Los expertos en Good Therapy.org dicen que es contraproducente que tu hijo se esté estresando con las tareas, ya que esto podría afectar su aprendizaje.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa walker | Traducido por glen boyd