¿Cómo lograr que unbebe con una infección en el oído se duerma?

Según MyBaby.org se estima que uno de cada tres bebés sufrirán al menos una infección de oído antes de llegar a la edad de 8 meses de edad. Las infecciones del oído son causadas generalmente por las bacterias y pueden dar lugar a una amplia variedad de síntomas en el bebé incluyendo dolor y presión. Además, las infecciones del oído puede causar que el bebé se ponga irritable y quisquilloso. Su bebé también puede sufrir diarrea o la disminución del apetito. Aún más estresante, una infección de oído puede hacer que sea difícil para que el bebé duerma. Afortunadamente, hay medidas que puedes tomar para ayudarlo a dormir.

Nivel de dificultad:
Moderado

Necesitarás

  • Medicación para el dolor de venta libre
  • Antibioticos
  • Deshumidificadores
  • Compresas tibias

Instrucciones

  1. Apenas sospeches que tu bebe tiene una infección en el oído llama al pediatra. Quizás debas visitar al doctor del bebe para que examine el oído del niño.

  2. El pediatra te hará una receta para q compres medicamentos para el niño que deberás darle para que tome. También puede darle un analgésico de venta libre antes de la hora de acostarse. Consúltale al pediatra que medicamentos para el oído de venta libre deberá tomar el niño según su edad y peso.

  3. Calma al bebé para que descanse. Mientras duerme coloca al bebé en su cuna de espalda y apoya su cabeza sobre una almohada para ayudar a aliviar la presión en el oído. Cuando se queje o llore no lo saques de su cuna, en cambio frota o acariciar con suavidad la espalda para ayudar a aliviar el dolor y el llanto. Si no funciona trata de que se duerma en tus brazos, tus caricias puede ayudar a proporcionar consuelo para el.

  4. Pon el muñeco favorito de tu bebé en su cuna y deja que juegue con el hasta que se duerma. Ésto le puede ayudar a que se olvide del dolor.

  5. Usa un aparato para la humedad en el cuarto del bebé ya que el aire con humedad puede calmar el dolor de oído.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por jose fortunato