Cómo lograr que un recién nacido duerma por la noche

Escrito por kelly morris | Traducido por paulina illanes amenábar
Los bebés pueden no dormir durante la noche hasta que tienen aproximadamente 4 meses de edad.

Los recién nacidos duermen hasta 16 horas al día, según KidsHealth, pero no siempre parece así a los papás y mamás cuando están alimentando, cambiando, meciendo y caminando con un bebé en medio de la noche. No puedes lograr que tu bebé duerma toda la noche porque los recién nacidos necesitan comer cada tres o cuatro horas. Los bebés muy pequeños o prematuros pueden necesitar comer más a menudo. Sin embargo, puedes ayudar a tu recién a sentar cabeza y dormir un rato por la noche para que puedas descansar un poco, también.

Baja las luces en preparación para poner a tu bebé a dormir por la noche.

Asegúrate de que la temperatura de la habitación donde duerme el bebé sea cómoda. Sentirse demasiado caluroso o tener frío pueden causar dificultades al dormir.

Asegúrate de que tu bebé tenga un pañal limpio y haya comido antes de ponerle a dormir.

Háblale suavemente a tu bebé cuando lo pongas a dormir. Cuando tu bebé se despierta a comer durante la noche, habla muy poco y no juegues con él, pues hablar y jugar le animan a despertar. Mantenerte en silencio le ayuda a entender que la noche es para dormir.

Pon a tu bebé recién nacido a dormir en tu habitación pero no en su cama. La American Academy of Pediatrics (AAP) desaconseja dormir con tu bebé por razones de seguridad.

Pon a tu bebé en la cama sobre su espalda para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita (SIDS).

Ofrécele a tu bebé un chupete.

Toca algo de música suave para ayudar a tu bebé a dormirse.

Consejo

Un bebé demasiado cansado puede tener problemas para dormir, según KidsHealth, así que no intentes mantener a un bebé somnoliento despierto para que más tarde pueda dormir mejor. Déjalo dormir cuando está cansado.

Advertencias

Usa un colchón firme de cuna y no pongas animales de peluche, almohadas o mantas gruesas en la cama de tu bebé para reducir el riesgo de SIDS. La AAP aconseja no usar almohadillas de parachoques en cunas por la misma razón. No pongas al bebé a dormir con un biberón. Podría ahogarse con el líquido. Poner a los bebés a dormir con mamaderas también aumenta la probabilidad de decaimiento de los diente e infecciones de oído.