Cómo lograr que un niño sea buen nadador

Ya sea que desees que tu hijo sea la estrella del equipo de natación o simplemente quieres aumentar su seguridad en el agua, mejorar sus habilidades de natación puede aumentar su confianza y desarrollar su técnica. Como cualquier otra habilidad, la práctica regular es esencial para convertirse en un buen nadador. Si no tienes una piscina en tu propio patio trasero, un pase familiar para una piscina comunitaria o para un gimnasio que cuente con una piscina te ofrece acceso regular a ella. Puedes ayudar a tu hijo a mejorar sus estilos de nado con una actitud positiva y de apoyo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Traje de natación
  • Gafas de natación

Instrucciones

  1. Equipa a tu hijo con todo lo necesario para practicar natación. Lo principal y que no puede faltar es un traje de baño que le quede bien y le permita moverse libremente en el agua. Tu niño podría sentirse más cómodo al nadar bajo el agua si le proporcionas un par de gafas de natación a medida que avanza en la técnica.

  2. Expone a tu niño al agua y a situaciones seguras para nadar desde una edad temprana. Si crece pasando tiempo en el agua, se sentirá más cómodo con la idea de nadar.

  3. Inscribe a tu hijo en clases de natación. Según la American Academy of Pediatrics, la mayoría de los niños están listos para asistir a clases de natación alrededor de los cuatro años. Las lecciones a edades más tempranas son aceptables, pero los niños más pequeños no suelen estar emocional ni físicamente preparados para aprender a nadar. Atraviesa todos los niveles de las clases de natación para mejorar las habilidades de natación de tu niño y su nivel de comodidad en el agua.

  4. Dale a tu hijo oportunidades frecuentes para practicar sus habilidades de natación fuera de las clases programadas. Quizás pasó al siguiente nivel en las clases de natación, pero eso no significa que el trabajo está terminado. Darle oportunidades regulares para practicar las brazadas o simplemente estar en el agua mejorarán su habilidad y confianza.

  5. Juega con tu hijo en la piscina para ayudarle a practicar la natación de una manera entretenida. Para los niños mayores, juega a la mancha mientras nadan en la piscina. Fomenta este deporte mediante la realización de carreras o relés en la piscina. Practica siempre siguiendo las normas de seguridad en el agua cuando juegas con ellos. Detén las actividades peligrosas, como el buceo en aguas poco profundas, durante el juego de agua.

  6. Promueve el interés de tu hijo por la natación sin forzarlo cuando no quiere practicar. Si lo obligas a nadar vuelta tras vuelta para practicar sus brazadas, podría resistirse aún más o terminar aburriéndose de la natación.

  7. Inscribe a tu hijo en un equipo de natación local si está interesado en continuar con este deporte. Las prácticas del equipo de natación le darán más oportunidades para mejorar su habilidad. El entorno competitivo alienta a algunos niños a trabajar más en su técnica.

Consejos y advertencias

  • Siempre supervisa a tu hijo en y alrededor del agua. Incluso los niños que han tomado clases de natación necesitan supervisión constante. Los niños más pequeños que están aprendiendo a nadar siempre deben tener un adulto al alcance de un brazo en la piscina.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por martin santiago