Cómo lograr que un niño con autismo baje la voz

Hablar con un tono, discurso o ritmo anormal es uno de los síntomas que indican que un niño tiene un trastorno del espectro autista, señala Helpguide.org. Los niños con autismo que hablan en voz alta a menudo no saben que lo están haciendo, mientras que otros no entienden por qué hablar en voz alta no siempre es socialmente apropiado. También pueden no comprender cómo los cambios en el volumen de su voz comunican mensajes diferentes.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Explícale a tu hijo que el uso de una tono de voz alto no es apropiado para determinadas situaciones. Tal vez no se dan cuenta de que su comportamiento no es adecuado. Por ejemplo, puede que no se le haya ocurrido que no está bien hablar en voz alta en la iglesia, en el cine o en la biblioteca. Él necesita que se lo digas.

  2. Enséñale a tu hijo a controlar el volumen de su voz. Dale ejemplos demostrándole qué volumen de voz debe utilizar al hablar contigo, con sus profesores en el aula o con sus amigos en el patio de recreo.

  3. Dile a tu hijo que cuando él está de pie o sentado cerca de otra persona no tiene que hablar en voz alta para que la persona escuche lo que está diciendo. Elijan una señal entre los dos para hacerle saber que está hablando en voz muy alta y tiene que bajar el volumen de su voz.

  4. Supervisa las relaciones sociales de tu hijo con los demás. El Dr. William Sears, pediatra y experto niñero, señala que mientras los niños con trastornos de espectro autista pueden interactuar apropiadamente con algunas personas, no pueden relacionarse del mismo modo con otras. Los padres deben tratar de evitar las situaciones que hagan que un niño llegue a sentirse frustrado, pues esto conlleva a comportamientos socialmente inapropiados como hablar en voz muy alta.

  5. Insta a tu hijo a usar su voz más suave en interiores y reservar un tono de voz más fuerte para cuando esté jugando al aire libre. Hazle notar que estás utilizando tu voz para interiores cuando estés hablando con él.

  6. Simula diferentes situaciones sociales con tu hijo. Los juegos de simulación le darán la oportunidad de practicar diversos niveles de voz para diferentes situaciones, como el hogar, la escuela, la oficina del dentista, el supermercado o un espacio de recreación al aire libre. Sigan practicando, así él escuchará y aprenderá las diferencias entre volúmenes.

  7. Prepara con antelación a tu hijo para ciertas ocasiones sociales. Por ejemplo, hazle saber que vas a asistir a un acto público durante el día y luego practiquen el tipo de voz que debe utilizar allí. Una vez en el lugar, recuérdale de vez en cuando que tiene que hablar con un tono de voz más suave.

Más galerías de fotos



Escrito por amber keefer | Traducido por vittore notabene