Lograr apego con niños que fueron criados en hogares adoptivos u orfanatos

Los niños que han crecido en orfanatos y hogares adoptivos tienen mayor probabilidad de tener trastornos de apego y emocionales y requerirá mucha paciencia, amor y compromiso nutrir y formar un apego cercano con el niño. Sin embargo, como los niños responden de forma diferente, niños de la misma institución podrían tener diferentes problemas de apego.

Desarrollo cerebral

Michael Rutter, profesor de psicopatología de desarrollo en el Institute of Psychiatry, Colegio Kings en London, y Thomas G. O’Connor, profesor de psiquiatría en la Universidad de Rochester, condujeron a un estudio de huérfanos severamente privados en Rumania. Encontraron que la negligencia y el abuso experimentado en los orfanatos puede interrumpir el desarrollo cerebral temprano y conducir a problemas emocionales, de comportamiento y cognitivos a corto y largo plazo en algunos niños. El estudio también descubrió que factores como la duración de la privación juegan un papel en la severidad del desorden de apego. Sin embargo, a través del amor y el apoyo de los nuevos padres, muchos niños de instituciones podrán, con el tiempo ser capaces de formar un apego duradero.

Confusión

Los niños que vienen de hogares adoptivos u orfanatos pueden tener una visión alterada de los adultos. Esta opinión podría no surgir de la negligencia, sino de los altos niveles de deserción del personal en los hogares adoptivos. Estos niños podrían entonces tener dificultades para formar o incluso esperar un apego duradero con un adulto. Una vez que son adoptados, algunos niños que tuvieron muchos cuidadores podrían tener un sentido confundido de su necesidad hacia los adultos.

Factores de la edad

La cantidad de tiempo que un niño ha pasado en hogares adoptivos u orfanatos y su edad cuando es adoptado juega una gran parte en los problemas de apego. Entre más joven sea el niño y más corta la cantidad de tiempo que pasó en un hogar incrementa las probabilidades de forma relaciones saludables con sus padres adoptivos. Sin embargo, incluso aunque un bebé adoptado parezca no mostrar ningún trastorno emocional o de apego podría, al final de su infancia, mostrar problemas de apego y comportamiento.

Trastorno de desapego reactivo

De acuerdo con la American Academy of Child and Adult Psychiatry, el trastorno de desapego reactivo es un trastorno de apego es un complejo trastorno de apego y emocional que puede afectar a niños de instituciones que han recibido un cuidado y apoyo inadecuado. Este trastorno regularmente emerge para el quinto cumpleaños de un niño, y podrían mostrar un rango de síntomas severos como mostrar un comportamiento de desapego o una familiaridad inapropiada con los extraños. Si se deja sin tratamiento, los niños con este trastorno pueden tener problemas emocionales toda su vida, así que el tratamiento y evaluación es esencial a través de un terapeuta de salud mental calificado.

Más galerías de fotos



Escrito por stephen maughan | Traducido por laura de alba