¿Cómo logran los corredores estar tan definidos?

Junto con su increíble velocidad, los velocistas son reconocidos por su físico impresionante, bajos porcentajes de grasa corporal y grandes músculos. Los velocistas necesitan estar bien definidos, ya que cargar un exceso de masa adiposa puede tener un gran impacto negativo en la velocidad, nota Marc Perry, entrenador de fuerza y dueño de Built Lean. Para obtener definición, los velocistas comen una dieta bien balanceada y realizan una mezcla de entrenamiento de fuerza y cardio de alta intensidad.

Todo comienza en la sala de pesas

El entrenamiento de pesas es esencial en el entrenamiento de un velocista ya que construye poder explosivo y quema grasa. Los entrenamientos de peso giran principalmente alrededor de los levantamientos de poder y levantamientos olímpicos. Los levantamientos arrebatados (snatches), limpios (clean) y tirones (jerks), tirones altos (high pulls) , limpios (hang cleans) , sentadillas (squats) delantera y trasera, press superior (overhead press) y dominadas (pull-ups) son clave para los velocistas. Ellos podrían no competir en eventos de levantamiento, pero los velocistas son reconocidos por su fuerza en esos levantamientos. Comparados con los corredores de distancia larga y media, hay mucho más énfasis en el levantamiento en una rutina basada en carreras de velocidad. Espera ver dos o tres sesiones de entrenamiento de fuerza para todo el cuerpo por semana.

Continúa en la pista

Tú podrías ser incapaz de sostener una carrera a máxima velocidad por mucho tiempo, pero la carrera de alta velocidad tiene un impacto mucho mayor en tu metabolismo que el cardio de estado estacionario como trotar. Un programa típico de carrera de velocidad mezcla distancias de entre 20 y 600 metros, de acuerdo al entrenador de atletismo Brian Mackenzie. Aunque esas distancias podrían no ser largas, un programa de carrera de velocidad creará significativas pérdidas de peso, observa el entrenador Erick Minor. Entre mayor sea la intensidad de tu cardio, más grasa metabolizas, agrega el científico nutricional Layne Norton; y el cardio nunca es mucho más intenso que las carreras de velocidad.

Y la cocina juega un papel, también

Los velocistas comen una dieta alta en proteínas, con aproximadamente 60 por ciento de las calorías viniendo de las proteínas. Las comidas están basadas alrededor de fuentes de proteína bajas en grasa, como pechuga de pollo, carne magra de res y pescado, y aproximadamente 1 gramo de proteína por libra de peso corporal cada día es la meta, nota el corredor de élite Steven Benedict. Ya que la carrera de velocidad es una actividad de corta duración, no necesitarás tantos carbohidratos para impulsar el rendimiento como lo haría un corredor de resistencia, así que 30 por ciento debe venir de carbohidratos en forma de frutas y vegetales y el 10 por ciento restante de grasas saludables como aceite y mantequilla de almendras, agrega Benedict.

Corredor de élite versus persona normal

Los velocistas de élite entrenan por varias horas cada día y viven la vida de un atleta profesional. Aunque tú puedas aspirar a tener su físico, con un trabajo diario, una familia y otros compromisos, quizás no podrías llegar a ser tan definido como los mejores velocistas. La genética también juega un papel, nota Minor. Los mejores velocistas llegan arriba debido a su ética de trabajo, pero también porque tienen buenos genes que los predisponen a niveles más altos de masa muscular y niveles más bajos de grasa corporal.

Más galerías de fotos



Escrito por mike samuels | Traducido por gabriel guevara