Cómo usar lociones de vitamina E en niños

La vitamina E es un potente antioxidante que se encuentra en muchos vegetales y alimentos de origen animal. Es una vitamina soluble en grasa, por lo que es un complemento natural de la vitamina C, soluble en agua, otro antioxidante de gran alcance. La vitamina E se ha sugerido como un tratamiento para una amplia gama de dolencias, aunque a partir de principios de 2012, la evidencia clínica es rara y los estudios con frecuencia se contradicen entre sí. Sin embargo, se cree ampliamente que la vitamina E contribuye al tono y la humedad de la piel, por lo que comúnmente se incluye en cremas y lociones hidratantes para todas las edades. Algunas marcas están formuladas específicamente para el uso en niños.

La vitamina E y la piel

Al igual que otros antioxidantes, se cree que el beneficio para la salud de la vitamina E se deriva de su capacidad de cazar a los radicales libres, las células que pueden causar daños en la piel y otros problemas de salud. La vitamina E es valiosa porque es soluble en grasa, lo que significa que los aceites y las grasas pueden transportarla a los tejidos y sistemas en los que las vitaminas solubles en agua no pueden pasar. El aceite de vitamina E concentrado se puede aplicar tópicamente con fines terapéuticos, pero para la protección general de la piel, por lo general es incorporado como ingrediente menor en una loción o crema que contiene otras sustancias menos potentes.

Bebés y humectación

Como indica el sitio web Baby Center, los niños son susceptibles a las mismas causas de piel seca que los adultos. Debido a que su piel es más delicada que la de los adultos, son más propensos a la piel seca. Una loción humectante suave que contiene vitamina E puede ser un tratamiento efectivo, calmando la piel del bebé y evitando los irritantes picores y las erupciones cutáneas que pueden hacer que tu bebé esté inquieto e irritable.

Baño e hidratación

Los factores ambientales son una causa común de la piel seca en los bebés, así como en los adultos. La piel seca es más común durante el invierno, cuando la humedad es baja, tanto dentro como fuera, pero el clima seco del verano puede ser un factor también. Otra de las principales causas de piel seca es el baño del bebé. Si tu bebé es propenso a la sequedad de la piel, reduce al mínimo el riesgo al mantener los baños cortos, y utilizar agua tibia en lugar de caliente. Usa un limpiador sin jabón suave, y no lo uses hasta el final del baño, cuando haya terminado de jugar. Hidrata a tu bebé tan pronto como lo seques.

Técnica

Ten un espacio cálido, sin corrientes de aire, preparado antes de comenzar la hidratación. Calienta la crema antes de empezar. La loción fría en un cuerpo caliente no se siente muy bien, pero es agradable a la temperatura corporal o ligeramente por encima. Pon pequeñas cantidades de loción en los pies y las piernas de tu bebé primero, y luego colócale el pijama. Apoya a tu bebé en una posición sentada para hidratar la espalda, y luego estira el pijama en tu superficie de trabajo y pon su espalda sobre él. Hidrata las manos y los brazos, colocándolos en las mangas, luego termina frotando la loción en su vientre y pecho.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por eva ortiz