Loción versus aceite para humectar

Los humectantes, ya sea que se trate de aceites puros o de lociones livianas a base de agua, evitan que tu rostro se seque, mejorando su tono y su textura en términos generales y a veces minimizando imperfecciones, como arrugas o peladuras. Como la salud de tu piel tiene un efecto tan directo sobre tu apariencia física, no es de extrañar que los humectantes gocen de tanta popularidad. Recorre los pasillos de cualquier farmacia y verás estante tras estante lleno de productos humectantes, cada uno afirmando tener poderes especiales.

Cómo actúan los humectantes

Los humectantes se dividen en dos grupos, y estos no son las lociones y los aceites, ya que en muchos casos estos son más parecidos que diferentes. En cambio, los humectantes actúan de una u otra manera ya sea como oclusivos, es decir, creando una barrera física sobre la piel, o como humectantes, esto es, atrayendo el agua dentro de la piel. Los agentes oclusivos incluyen los aceites, las ceras y los productos derivados del petróleo. Sin embargo, estos elementos no sólo se encuentran en los aceites humectantes, ya que muchas lociones también son a base de aceites. En contraposición, los que humectan contienen ácidos lácticos, aminoácidos y glicerina. Lo que también se puede encontrar tanto en aceites como en lociones.

Aceite en los humectantes. Pros y contras

Tu decisión principal como consumidora no recae en decidir entre aceites y lociones, sino entre humectantes a base de aceites y a base de agua. Estos últimos son un subgrupo de lociones humectantes. Las lociones espesas que tienen un alto contenido de aceite, también conocidos como productos de agua-en-aceite, son recomendables para la piel seca. Los aceites crean una barrera efectiva para retener la humedad y generalmente duran más tiempo que los productos más livianos. El sitio web de Mayo Clinic aconseja usar productos a base de petróleo en zonas donde la piel está sumamente seca o agrietada y en la piel madura. Sin embargo, si tu piel ya tiende a ser grasa, usar un producto a base de aceites puede aumentar la posibilidad de que se tapen tus poros y tengas brotes de acné. Los productos a base de agua, a menudo llamados "no comedogénicos" mantendrán tu piel húmeda sin agregar aceite adicional.

Analizar los ingredientes

Una vez que sabes si requieres un humectante a base de aceite o a base de agua, puedes hacer una sintonía fina en cuanto a tu selección concentrándote en el resto de los ingredientes de cada uno. Por ejemplo, si tienes "piel normal", que no es ni muy seca, ni muy grasa, puedes usar un producto a base de un aceite liviano. A estos también se los conoce como productos de aceite-en-agua, porque tienen muy poca cantidad de aceite emulsificado en una mayor cantidad de agua, en contraposición con las lociones más pesadas de agua-en-aceite. En cuanto a los productos a base de aceite liviano, fíjate si tienen como ingredientes alcohol cetílico o ingredientes a base de silicona, como la ciclometicona. Los ingredientes que forman una barrera oclusiva incluyen el aceite mineral, la lanolina, los aceites vegetales, los alcoholes grasos y los ácidos grasos. Los que humectan, habitualmente indicados como "ingredientes activos" incluyen glicerina, urea, ácidos alfahidróxidos y ácidos lácticos. La mayoría de las lociones contienen una combinación de ambos, así como también conservantes y agua. En cambio, los aceites humectantes y las pomadas pueden tener hasta un 100 por ciento de aceite.

Una consideración adicional: la protección solar

Ya se trate de que te humectes con un aceite espeso o con una loción liviana a base de agua, asegúrate de que en tu régimen de cuidado de la piel incluyas filtro solar cada vez que salgas. La American Academy of Dermatology aconseja usar un SPF de por lo menos 15 o 30 con protección UVA y UVB para reducir cualquier daño a la piel de cualquiera de ambos tipos de radiación solar. Incluso si te aplicas religiosamente el humectante ideal, tu piel puede secarse, agrietarse, volverse poco saludable e incluso cancerosa sin la protección solar adecuada.

Más galerías de fotos



Escrito por danielle hill | Traducido por irene cudich