Loción hecha en casa con aceite de vitamina E

Escrito por Holly L. Roberts | Traducido por Alejandra Prego
Agrega aceites esenciales de tus hierbas favoritas a tu loción hecha en casa.

La vitamina E es un ingrediente común en los productos para el cuidado de la piel debido a sus efectos antioxidantes, a su poder curativo y a su protección contra los efectos del sol. Es fácil encontrar lociones con vitamina E en los estantes de las farmacias pero hacer tu propia loción te permite controlar todos los ingredientes en tu producto para el cuidado de la piel y te permite ahorrar dinero a largo plazo. Si es la primera vez que preparas una loción con aceite de vitamina E, te sorprenderá lo fácil y rápido que es el proceso.

Derrite 1/2 taza de manteca de cacao, una cucharada de aceite de coco, dos cucharadas de aceite de sésamo y una cucharada de aceite de aguacate a fuego lento, revolviendo constantemente.

Agrega una cucharada de cera de abeja a la mezcla de aceite, revolviendo constantemente hasta que la cera de abeja se haya derretido e incorporado a la combinación.

Vierte la mezcla en un recipiente de vidrio, teniendo cuidado de no derramar la loción en tu piel. Espera a que esta se enfríe completamente.

Agrega 10 a 20 gotas de vitamina E en la mezcla de la loción fría. Exprime las gotas sobre la loción y luego usa una cuchara o un palillo chino para revolver la loción hasta incorporar completamente la vitamina E.

Agrega de cinco a 10 gotas de aceite esencial sobre la loción si deseas agregarle perfume a la misma.

Masajea la loción en tu piel.

Consejo

Busca los ingredientes que necesitas para hacer tu loción en la farmacia, en las tiendas naturistas o en línea.

Sustituye el aceite de jojoba con aceite de almendras o usa diferentes combinaciones de aceites para crear tu loción.

Debes tener esto en cuenta si agregarás aceites a tu loción: los aceites como la lavanda y la manzanilla tienen un efecto relajante y calmante mientras que el de menta y el de romero son vigorizadores.

Considera hacer una prueba en una zona pequeña de la piel con cada uno de los ingredientes para descartar reacciones alérgicas.

Advertencias

Observa los aceites mientras los calientas para evitar que se quemen.