¿Cómo lleva el estrés a la depresión?

Aunque el estrés es una reacción normal a eventos vitales significativos y molestias diarias, en algunas situaciones puede llevar a una depresión. Los síntomas pueden incluir tristeza persistente, ansiedad, pérdida de interés en actividades placenteras y problemas de concentración y en los patrones de sueño. Comprender el enlace entre el estrés y la depresión puede ayudar a prepararte para tratar estos problemas, para que no interfieran con tu bienestar físico y emocional a largo plazo.

Estrés crónico

El estrés crónico dura un extenso periodo de tiempo, se suele asociar con la activación de la depresión y puede llegar por cambios vitales no deseados o traumáticos. Los problemas con la ocupación o las relaciones, problemas económicos o de salud son particularmente dañinos, dice el Dr. Scott M. Monroe, un profesor de psicología que se especializa en desórdenes depresivos. Este tipo de estrés puede causar tristeza, desesperanza y otros síntomas de depresión, creando la sensación de que no hay modo de que arregles un problema o atravesar una situación.

El enlace biológico

Una explicación de cómo el estrés puede llevar a la depresión es la biológica. La evidencia muestra que ciertos marcadores genéticos pueden predisponer a la depresión como respuesta al estrés para algunas personas, de acuerdo con el Dr. Ian H. Gotlibb, un profesor de psicología de Stanford, en un artículo publicado en el "Journal of Biological Psychiatry". Esto puede ayudar a explicar por qué algunas personas desarrollan depresión tras un evento traumático mientras que otras no.

Problemas psicológicos

Tratar el estrés también puede hacerse más difícil por problemas psicológicos establecidos. Por ejemplo, si has experimentado depresión en el pasado o ya estás deprimido, Monroe apunta que puedes ser más propenso a verte muy afectado por factores estresantes vitales. Otra investigación ha citado la baja autoestima, las actitudes disfuncionales y la vulnerabilidad interpersonal como posibles asociaciones para el desarrollo de la depresión tras estresantes vitales, dice la Dra. Constance Hammen, una profesora de psicología que se especializa en desórdenes del humor.

Habilidades de afrontamiento

El estrés también se asocia con abandonar mecanismos de afrontamiento o desarrollar estrategias poco saludables, como el uso del alcohol, lo que podría empeorar tu humor y llevar a la depresión. Por otra parte, otras estrategias de afrontamiento pueden ayudarte a evitar o mitigar las consecuencias negativas del estrés. Por ejemplo, un artículo publicado en 2002 en el "Journal of Personality and Social Psychology" apunta que ese optimismo y apoyo social efectivo se asocian con niveles inferiores de estrés y depresión.

Más galerías de fotos



Escrito por ayra moore | Traducido por natalia navarro