Cómo saber cuándo está listo el pollo horneado sin un termómetro

Un pollo bien horneado o asado es un plato muy satisfactorio para el cocinero. Tendrá una bonita piel crujiente, dorada, y una carne aromática, sabrosa, tierna y humedecida. El truco es cocinar el pollo para que se cocine por completo sin dejar que ninguna porción del ave se cocine en exceso. La única forma de saber con certeza si está cocinado es usar un termómetro de carne, pero cuando esos no estás disponibles, busca pistas visuales específicas.

Seguridad en la comida

Cocinar en exceso un pollo puede dejarlo seco y sin sabor, pero no dañará nada más allá que tu reputación como cocinero. Cocinar poco un pollo es mucho más serio, por el potencial de una enfermedad por bacterias, incluyendo salmonella y campilobacter. Una prueba en curso por la evista Consumer Reports ha establecido que la mayoría de los pollos de supermercado criados comercialmente están infectados con una o ambas de esas bacterias, y puede causar millones de enfermedades cada año. Para la seguridad de los pollos, el Food Safety and Information Service del USDA aconseja que lo cocines con una temperatura interna de 165 grados Fahrenheit (73,8º Celsius). El método de prueba más fiable es un termómetro de carne.

Pistas visuales

Sin un termómetro de carne, debes usar otras formas de comprobar el estado del pollo. Una forma es inclinar el ave para que los jugos salgan de su cavidad. Si son transparentes, el pollo está probablemente cocinado; rosa significa que no está todavía. La misma prueba se puede aplicar perforando el pollo en una parte gruesa de la pechuga y después de nuevo en el muslo. Si los jugos son transparentes, el ave está probablemente cocinada.

Otras pruebas

Hay otras dos pruebas que proporcionan una comprobación razonablemente fiable en la cocción del ave. Cuando perforas la pechuga o el muslo, mantén la punta de tu cuchillo en el pollo durante al menos 15 segundos, y toca después con tu labio o con el interior de tu muñeca el cuchillo. Si está lo bastante caliente para hacer daño, tu pollo probablemente está cocinado. Una segunda prueba muy tradicional es agarrar un palillo por el extremo y moverlo. Si se mueve libremente, eso es porque los tejidos de alrededor de la articulación de la cadera se han cocinado y contraido. El pollo probablemente estará cocinado.

Rosa en el hueso

No es poco común encontrar un trozo de pollo de un rosa vívido en medio, cerca del hueso. Esto no es un indicativo de que esté poco cocinado. En las aves jóvenes y tiernas, la carne del hueso contiene hemoglobina, que se cocina resultando en un color rosa estable. Esto es perfectamente normal y no tiene que ver con si la carne es segura de comer. Si no estás seguro, comprueba la textura. El pollo cocinado es firme, mientras que el que no está cocinado es flácido y gomoso. Si está cocinado, la mayor parte de la carne será pálida y sólo la sección del hueso será rosada.

Más galerías de fotos



Escrito por fred decker | Traducido por natalia navarro