¿Cuándo está listo un níño para los lentes de contacto?

La cuestión de si tu hijo está listo para lentes de contacto se determina mejor hablando con él y tu optometrista. Más de la mitad de los optometristas están dispuestos a prescribir lentes de contacto para los niños entre las edades de 10 y 12 años, según un estudio de la Asociación Americana de Optometría (American Optometric Association) en el 2010. Tu trabajo es determinar si tu hijo se encuentra personalmente listo a esa edad para asumir la responsabilidad.

Beneficios

Muchos niños son tímidos sobre sus gafas, un tema que se elimina con el uso de lentes de contacto. El impulso sólo en la autoestima puede valer la pena para considerar si tu hijo está interesado en probar los contactos. Otras razones para hacer el cambio a lentes de contacto incluyen frustración por llevar gafas durante la práctica deportiva y los problemas generales con la participación en las actividades diarias al usarlas.

Consideraciones

La madurez y la motivación son los dos factores clave que determinan si tu hijo está listo para lentes de contacto. Obtendrás los mejores resultados si el cambio a los lentes de contacto es algo que el niño quiere, en lugar de los padres. El niño, después de todo, se encargará de la limpieza de los contactos, se los colocará y saber que los tiene que dejar ciertos días, o bien porque sus ojos se sienten molestos o está planeando una actividad no muy adecuada para los contactos, como las actividades al aire libre en un entorno sucio o polvoriento.

Conceptos erróneos

Puedes pensar que esperar hasta que tu hijo sea un adolescente va a mejorar sus posibilidades de éxito con los contactos, pero esto no es necesariamente cierto. Los niños más pequeños tienden a ser mejores oyentes. Una vez instruidos sobre la importancia de lavarse las manos antes de ponerse sus contactos y otros asuntos relacionados con la higiene, van a tener más probabilidades de seguir adelante, desarrollando buenos hábitos para el futuro.

Recomendaciones

Debido a la importancia de usar lentes de contacto limpios como una forma de prevenir las infecciones oculares, los desechables de uso diario son una opción popular para los niños. Los lentes desechables diarios eliminar las preocupaciones sobre la limpieza, ya que todo lo que el niño tiene que hacer es lavarse las manos antes de colocarse los lentes. Si tu familia opta por estos desechables o de uso más prolongado, los niños menores de 18 años no deben dormir con ellos.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie dube dwilson | Traducido por verónica sánchez fang