Lista de vitaminas antioxidantes

Los radicales libres creados por oxidación pueden dañar las células del cuerpo. Los antioxidantes protegen de la destrucción de los radicales libres uniéndose a ellos para disminuir sus efectos perjudiciales. Incluso, hasta algún punto, los antioxidantes pueden revertir los daños ya causados por los radicales libres. Por lo tanto, puedes mantenerte sano consumiendo antioxidantes.

Vitamina A


Los huevos y la leche contienen vitamina A.

La vitamina A y el carotenoide provitamina A, el beta caroteno, protegen de los radicales libres. La vitamina A y el beta caroteno también son responsables de una buena visión, el crecimiento celular y la formación normal y el mantenimiento del corazón, los riñones, los pulmones y otros órganos. Según la U.S. Food and Drug Administration, los adultos y los niños mayores de 4 años necesitan 5.000 unidades internacionales de vitamina A por día. Algunas de las fuentes más ricas en vitamina A son el hígado y el aceite de pescado, siendo el hígado el responsable de aportar un 444% de las necesidades diarias. La leche y los huevos también contienen vitamina A. El beta caroteno, que se convierte en vitamina A en el cuerpo, es abundante en los vegetales naranjas y amarillos, las hortalizas de hojas color verde oscuro, las frutas, los tomates y algunos aceites vegetales. Una batata aporta el 561% de las necesidades diarias de vitamina A.

Vitamina C


La vitamina C se encuentra principalmente en frutas, verduras y cereales fortificados.

La antioxidante vitamina C es capaz de regenerar otros antioxidantes del cuerpo. ayudando a proteger contra el daño de los radicales libres. El metabolismo de las proteínas y la curación de las heridas son otros roles de la vitamina C. En base a los valores diarios, los adultos y los niños mayores de 4 años necesitan 60 miligramos de vitamina C por día. La vitamina C se encuentra principalmente en frutas, hortalizas y cereales fortificados. La mayoría de los estadounidenses obtienen su ingesta recomendada de vitamina C del tomate, el jugo de tomate y las papas. Los pimientos rojos, una de las fuentes más ricas, aporta el 158% de las necesidades diarias por cada porción de 1/2 taza.

Vitamina E


Los aceites vegetales, los frutos secos y las semillas son fuentes ricas en vitamina E.

Como fuente de vitaminas solubles en grasas, la vitamina E detiene la producción de especies reactivas de oxígeno que se forma con la degradación de las grasas para obtener energía. La ingesta de vitamina E también es importante para mantener la salud del sistema inmunológico. La FDA recomienda que los adultos y los niños mayores de 4 años consuman diariamente 30 unidades internacionales de esta vitamina. Los aceites vegetales, los frutos secos y las semillas son fuentes ricas en vitamina E. Las hortalizas de hojas color verde oscuro y los cereales fortificados también contienen esta vitamina.

Otros antioxidantes


Las vísceras y los mariscos son las fuentes más ricas en selenio.

La luteína, el licopeno y el selenio son otros antioxidantes naturales presentes en los alimentos. La luteína, también crucial para una visión saludable, está presente en los huevos. Los frutos rojos y las hortalizas contienen licopeno y los productos con tomate tienen un alto contenido de esta sustancia. El selenio, clasificado como oligoelemento, tiene un papel en la reproducción, la síntesis de ADN y el metabolismo de la hormona tiroidea. Las vísceras y los mariscos son los alimentos más ricos en selenio.

Más galerías de fotos



Escrito por rebecca slayton | Traducido por paula santa cruz