Lista de verificación para las mamás que se mudan a un nuevo estado

Una mudanza con niños es un evento estresante, ya sea que estés mudándote a la calle de enfrente o al otro lado del país. El traslado a otro estado, sin embargo, por lo general requiere una mayor preparación y coordinación por parte de las madres. La clave es empezar a planificar lo antes posible. Tendrás que recopilar información importante acerca de la escuela y de la salud de tu hijo, sacrificar los diferentes objetos que has acumulado en tu casa, y tomar algunas decisiones difíciles acerca de lo que queda y lo que se va.

Mudanza con un presupuesto

Antes de hacer cualquier cosa, vas a tener que decidir cuánto puedes gastar en tu mudanza. Si tienes los fondos para costear personal de mudanza que empaque tus pertenencias y las lleve al nuevo estado, hazlo. En caso contrario, determina tu presupuesto más alto, luego llama y solicita cotizaciones dentro de ese presupuesto. No te olvides de todos los demás gastos, tales como cajas, cinta de embalaje y combustible para el camión de mudanzas. Si vas a viajar una larga distancia, también tendrás que armar un presupuesto para estancias en hoteles y comidas en el camino.

Elementos innecesarios

Si te has aferrado a todos los juguetes que tu hijo recibió alguna vez y a cada prenda de bebé que jamás usó, ahora es el momento de dejarlos ir. Realiza una venta de garaje para deshacerte de los artículos con los cuales tus hijos ya no juegan, y dona el resto a una organización benéfica local. Lo mismo va para tus cosas. Si no lo has usado en el último año y no tiene valor sentimental, no necesitas llevarlo contigo. Esto es especialmente importante si tu presupuesto permite sólo un pequeño camión.

Investigación

Aprender todo lo que puedas acerca de tu nuevo hogar puede ayudarte a calmar tus temores y los de tus hijos. Echa un vistazo a las diferentes actividades para los niños, busca dónde se encuentran sus tiendas favoritas, y anota algunos restaurantes locales para comer mientras esperas que lleguen tus elementos esenciales de cocina. Involucra a tus hijos en la elección de emocionantes nuevos lugares para visitar, y planifica unos días de diversión para después de que te hayas establecido.

Reúne información de salud

Llama a tu médico de familia y pídele copias impresas de todos tus expedientes médicos. Algunas actividades o instalaciones pueden enviar por fax o por correo electrónico los registros, pero es una buena idea tenerlas a mano en caso de una emergencia o un problema tecnológico. Pídele a tu médico recomendaciones de nuevos médicos en tu área. A pesar de que te estás mudando fuera del estado, nunca se sabe si tiene un amigo o un amigo de un amigo, que vive en tu nueva ciudad.

Comienza a empacar temprano

Si estás empacando tus pertenencias, comienza tan pronto como te sea posible. Intenta hacerlo por lo menos un mes antes de tu fecha de la mudanza. Empaca los artículos que no utilizas regularmente apenas sepas de la mudanza. Si te mudas durante el verano, empaca la ropa de invierno, los adornos navideños y otros artículos fuera de temporada. Empaca también los juguetes que tus hijos no utilizan todos los días. Al llegar a tu nuevo hogar, desempaca una de las primeras cajas que embalaste y tus hijos se sentirán como que están redescubriendo viejos favoritos.

Establece los servicios públicos


Solicita los servicios básicos antes de llegar a tu casa nueva.

Haz que la transición a tu nuevo hogar sea lo menos dolorosa posible estableciendo los servicios públicos básicos antes de llegar. Mínimamente, solicita la electricidad. Si tu nuevo hogar está conectado al agua de la ciudad en lugar de a un pozo, solicítala también. Otras utilidades a considerar incluyen cable, Internet, servicio de basura y servicio de teléfono.

Cambio de escuela

Asegúrate de notificar a la escuela de tu hijo que se van a mudar y averigua lo que necesitas para inscribirlo en tu nuevo barrio. Si la escuela actual no sabe acerca de tu mudanza, puede asumir que simplemente dejaste de llevar a tu hijo a la escuela. Ahórrate la molestia y cuida de ese detalle de inmediato. La documentación necesaria para inscribir a tu hijo en una nueva escuela suele incluir registros de vacunas, certificado de nacimiento o pasaporte, registros de vacunación y transcripciones recientes. También necesitarás una prueba de tu nueva dirección, como una factura de arrendamiento, factura de impuestos de propiedad o de servicios públicos.

Reenvía tu correo

Una vez que sepas tu nueva dirección, rellena el formulario PS 3575 en la oficina de correos local para cambiar tu dirección. El formulario te permite elegir una fecha de inicio para el reenvío de correo e incluye opciones para individuos o familias. El servicio también está disponible en línea, pero cuesta una tarifa de verificación de US$1. Haz una lista de todas tus suscripciones a revistas y las personas o empresas que con frecuencia te envían por correo. Ponte en contacto con ellos directamente cuando sea posible para darles tu nueva dirección.

Relájate


Tómate tiempo para relajarte cada día.

Trata de no dejar que el estrés de la mudanza te abrume. Elige un momento para ti cada noche y un horario para relajarte y divertirte con tus hijos. Haz un último recorrido de tu zoológico favorito, hagan un picnic en un parque querido, y permite que tú y tus hijos se despidan de manera apropiada de su ciudad natal.

Más galerías de fotos



Escrito por nicole etolen | Traducido por maría florencia lavorato