Una lista de los súper alimentos veganos para mujeres embarazadas

Las dietas veganas apropiadamente planeadas, según la Asociación Dietética Norteamericana, son nutricionalmente adecuadas para el embarazo y pueden dar lugar a resultados positivos en la salud materna e infantil. Una dieta vegana es de origen vegetal y desprovisto de grasas y de las proteínas que se encuentran en la carne, pescado, huevos o productos lácteos. Junto con una alta ingesta de fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales que se encuentran en frutas, verduras, granos enteros, nueces, guisantes y semillas, algunos alimentos cuentan con una super-concentración de nutrientes que pueden ayudar a mantener un embarazo vegetariano saludable.

Quínoa

Durante el embarazo puede ser difícil para los vegetarianos obtener suficiente proteína dietética y calorías para satisfacer las necesidades del feto en desarrollo, así como los requisitos de energía de la madre. Combinar los alimentos como fríjoles y arroz, granos y frutos secos proporciona más aminoácidos, los bloques de construcción de las proteínas. La quínoa tiene todos los aminoácidos esenciales y por lo tanto es una proteína completa, comparable a la carne y la soja. La revista Arthritis Today informa que, con 22 gramos de proteína por porción de 1 taza, la quínoa tiene más cantidad que cualquier otro grano. También es alta en fibra y hierro. Investigadores chilenos investigaron las propiedades de la quínoa, que se ha cultivado desde la antigüedad en los Andes, y encontraron que el grano tiene un balance excepcional de aceite, proteína y grasa adecuada para la nutrición humana y sus minerales, vitaminas, ácidos grasos y antioxidantes protegen las membranas de las células y mejoran la función nerviosa y cerebral. El informe fue publicado en Journal of the Science of Food and Agriculture de septiembre de 2010. La quínoa se cocina rápidamente y es versátil en sopas, ensaladas o guarniciones.

Las semillas de cáñamo

Las semillas de cáñamo son una proteína completa y rica en grasas omega-3. Estos ácidos grasos esenciales deben provenir de fuentes dietéticas y también se encuentra en el pescado, semillas de lino, las nueces, las semillas de chía y espirulina. Los ácidos grasos Omega-3 son consideradas grasas saludables, y se cree que son importantes durante el embarazo para el desarrollo visual y cerebral del feto. También pueden ayudar a prevenir el parto prematuro y la depresión posparto. Un análisis de ensayos controlados aleatorios publicados en el British Journal of Nutrition en 2007 reveló que los suplementos de omega-3 grasas administrados a mujeres embarazadas de alto riesgo se asociaron con una menor incidencia de parto prematuro, definido como el parto antes a las 34 semanas de gestación . Aunque este estudio examinó los efectos de los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (un tipo de ácidos grasos omega-3 los ácidos grasos que no se encuentra directamente en el cáñamo), tu cuerpo puede producir estos ácidos grasos de cadena larga a partir del tipo de ácidos grasos omega-3 que el cáñamo proporciona. Como resultado de ello, pueden ofrecer beneficios durante el embarazo.

Chlorella

Chlorella es un alga de un azul verdoso, un elemento básico nutritivo de los pueblos indígenas que la cosechaban en lagos de agua dulce. Hoy en día se cultiva en condiciones controladas y es valorada como una rica fuente de proteínas, ácido fólico, vitamina B12, hierro y grasas omega-3. En Japón, los científicos dieron a 32 mujeres entre las semanas 12 y 18 de embarazo, una dosis diaria de 6 g de Chlorella hasta que dieron a luz. Treinta y ocho mujeres embarazadas no tratadas sirvieron como grupo de control. El estudio, publicado en Plant Foods for Human Nutrition de marzo de 2010, informó que las mujeres embarazadas que la tomaron tenían menos signos de hipertensión inducida por el embarazo y los niveles de hemoglobina más altos que los controles. Los investigadores concluyeron que reduce significativamente el riesgo de anemia, proteinuria y edema durante el embarazo.

Más galerías de fotos



Escrito por mary earhart | Traducido por natalia pérez