Lista de peces seguros para comer durante el embarazo

No dejes de comer pescado por completo durante el embarazo debido a la preocupación por la contaminación. Los ácidos grasos omega-3 que obtendrás de los peces en tu dieta son vitales para el desarrollo normal de los ojos de tu bebé y el sistema nervioso. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomienda consumir de 8 a 12 onzas de pescado por semana durante el embarazo. Puedes mantener de manera segura el pescado en el menú seleccionando los que tienen menos mercurio, limitando las porciones y siempre comiéndolo cocinado.

Preocupaciones sobre la contaminación


Cómo preparas el pescado es un factor importante durante el embarazo.

Aunque los peces pueden contaminarse con bacterias o parásitos, matarás a la mayoría de los patógenos mediante la cocción a 145 °F, según FoodSafety.gov . Otro tipo de contaminante, el mercurio, es la razón por la que las mujeres embarazadas tienen que vigilar su consumo de pescado. Casi todos los pescados y mariscos contienen algo de mercurio, pero no representa un problema de salud para la mayoría de los adultos. Las mujeres embarazadas, sin embargo, deben restringir la cantidad que consumen porque el mercurio daña el sistema nervioso en desarrollo del bebé. Por desgracia, el mercurio se abre camino en la cadena alimentaria. Debido a que llega a los océanos y vías fluviales, es absorbido por las bacterias que sirven de alimento para los peces pequeños, que son comidos por peces más grandes y entonces pasa a lo largo de todo aquel que come peces.

Peces seguros para disfrutar


Tilapia.

Puedes comer con seguridad dos porciones de 6 onzas por semana de pescado con la menor cantidad de mercurio, según la Asociación Americana del Embarazo. Esta lista incluye el lenguado, el abadejo, la tilapia, la perca marina y el pez gato, los cuales todos contienen alrededor de 0,2 gramos de ácidos grasos omega-3 por cada 100 gramos, o 3,5 onzas de pescado. También puedes disfrutar de salmón enlatado, sardinas, trucha y anchoas. Son algunas de las mejores fuentes de ácidos grasos esenciales y brindan un suministro de alrededor de 1 a 2 gramos de omega-3 en una porción de 3,5 onzas. Encontrarás la caballa en esta lista, pero ten cuidado con el tipo que elijes. Las del atlántico norte y del estornino son seguras; otros tipos contienen significativamente más mercurio.

Pescados para limitar


Robalo de mar.

El pescado con niveles más altos de mercurio se puede incluir en tu dieta, pero solo en cantidades muy limitadas. El halibut, la carpa, el pargo, el bacalao de Alaska, la perca de agua dulce, las rayas y el robalo negro deben limitarse a no más de seis porciones de 6 onzas en un mes. La langosta, el mahi mahi y el rape también se incluyen en este grupo. Otros tipos de pescados contienen más mercurio, por eso no debes comer más de tres porciones de 6 onzas al mes. Este grupo incluye la lubina, el mero, el pez azul y la caballa española. El listado se limita a no más de seis raciones mensuales, aunque solamente debes ingerir tres porciones o menos en un mes de atún de aleta amarilla. Puedes comer 12 oz semanales de atún enlatado claro, pero deberías ingerir 6 onzas de atún blanco cada semana.

No comas estos


Evita comer pez espada.

No comas tiburón, pez espada, blanquillo o caballa gigante porque son altos en mercurio, informa la Food and Drug Administration de EE.UU. La American Pregnancy Association añade el pez reloj anaranjado, el marlin, el atún patudo y el atún de aleta amarilla a la lista de peces a evitar. Nunca comas cualquier tipo de pescado crudo o marcas refrigeradas de pescados y mariscos ahumados, ya que pueden contener bacterias vivas. También debes saltar los peces capturados en los ríos y lagos que podrían estar contaminados con bifenilos policlorados locales.

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por daniel cardona