Lista de partes del cuerpo que pueden ser perforadas

Después de juntar el coraje para recibir una perforación en el cuerpo y combatir el miedo a las agujas, la próxima decisión será la de elegir la ubicación en tu cuerpo. Tendrás que tomar los aspectos personales y profesionales de tu vida en consideración, así como tu nivel de actividad. Algunos piercings no son apropiados para la gente que practica deportes o ciertas profesiones, dependiendo de la ubicación de la joyería. Consulta con un perforador profesional y explícale tu estilo de vida cuando se trate de determinar un lugar para tu nuevo piercing.

Piercings faciales

Los piercings faciales son las perforaciones más obvias y evidentes en el cuerpo. Las opciones para perforaciones faciales van desde la parte superior de la cara, a lo largo de la ceja, a por debajo de la nariz. En la parte superior de la cara, un perforador profesional puede realizar piercings de ceja y piercings de puente. Las perforaciones de la ceja pueden estar en cualquiera de los lados de la cara. Los piercings de puente se encuentran en medio de los ojos en la parte superior de la nariz. Los piercings en la fosa nasal y en el tabique son perforaciones que se pueden hacer como únicos o múltiples. Las orejas no se limitan sólo a piercings en el lóbulo. Múltiples perforaciones en el cartílago de la oreja a lo largo del borde son opciones, así como perforaciones como de torre, industrial y el trago, que se encuentran en el cartílago interior del oído externo, de acuerdo con Infinite Body Piercing.

Piercings en la boca

La parte exterior de la boca alberga varias opciones para piercings. Una perforación de Monroe en ambos lados del labio superior se asemeja a la apariencia de una marca de belleza. Una perforación en el centro del labio se llama un labret, mientras que los piercings de labios a lo largo de los lados son también una posibilidad. En el interior de la boca, los piercings de lengua y frenillo son perforaciones que pueden ser ocultadas. Las perforaciones en el frenillo están situadas por debajo y en la base de la lengua, y en el ápice de la boca donde el labio superior se encuentra con el borde de la encía. Los piercings en la boca pueden dañar tus dientes y encías si no te asesoras con tu perforador sobre la longitud adecuada de la joyería y el tamaño, y la atención adecuada que requiere, de acuerdo con la Asociación de Perforadores Profesionales.

Piercings en el pecho

El pecho y el estómago tienen la opción de piercings que se pueden ocultar mientras se usa la ropa de trabajo o escolar. Los piercings en pezones y ombligo tienen el período de curación más largo de todos los piercings en el cuerpo, de seis meses a un año, pero éstos permiten la privacidad, que es una opción atractiva. Debes tener en cuenta que los piercings en pezones y ombligo pueden ser visibles con un traje de baño, por lo que debes planificar la ropa adecuada en una salida que consista en nadar.

Piercings en genitales

Los piercings en genitales son las formas más discretas de perforaciones en el cuerpo. Los genitales masculinos y femeninos tienen varias opciones para perforaciones, además curan rápidamente después de una adecuada atención y se ocultan fácilmente. Prince Alberts, inverso Prince Alberts, Ampallang y Apradravya son piercings en genitales masculinos que un perforador localiza en la cabeza del pene, y a través de la uretra. Las perforaciones en el frenillo se pueden realizar como una sola perforación en el eje del pene o dos o más que pueden formar un aspecto de escalera. Las mujeres tienen la opción de piercings en los labios menores o mayores y un piercing en la cubierta del clítoris. El perforador inserta la aguja y la joyería en el pequeño trozo de piel que cubre el clítoris para realizar una perforación, de acuerdo con Elayne Ángel, autor de "La Biblia Piercing: La guía definitiva para Safe Body Piercing": debe tener la anatomía adecuada para curar un piercing genital con toda seguridad. Tu perforador inspeccionará tu anatomía durante una consulta para determinar si es adecuada.

Más galerías de fotos



Escrito por maude coffey | Traducido por mariana van der groef