Lista de maneras de ayudar a los niños a controlar la ira

La ira es una emoción normal que puede ser saludable cuando se expresa de una manera adecuada. Sin embargo, para tu hijo, la ira puede ser una emoción nueva y desconocida. La rabia constante expresada por tu hijo puede afectar no sólo a tu familia o a sus compañeros, sino también a la salud de tu hijo. Dolores de estómago, dolores de cabeza u otros problemas de salud relacionados con el estrés pueden aparecer si tu hijo muestra arrebatos de ira constantes, de acuerdo con Kids Health. Al enseñar a tu hijo a manejar la ira, le das una habilidad de afrontamiento que le servirá durante toda su vida.

Técnicas modelo de manejo de la ira

Tú eres el mayor modelo de conducta de tu hijo, lo que significa que ve en ti la forma correcta de actuar. Cuando te sientas enojado o experimentes frustración, Parenting Bookmark recomienda mostrarte calmado y explicarle a tu hijo cómo estás sobrellevando tu ira. Por ejemplo, si tratas con un empleado de ventas difícil u otra situación que te frustre, explícale a tu hijo tus sentimientos diciendo: "me siento frustrado porque esa persona no me trata con respeto, y siempre hay que tratar a los demás con respeto". Luego, ofrece la solución para hacer frente a la ira, por ejemplo caminar o usar técnicas de respiración profunda.

Encuentra un punto saludable

De acuerdo con PBS Kids, la última cosa que quieres que suceda cuando tu hijo experimenta ira es que no la demuestre. Podría manifestarse como confusión interna, violencia o gritos. En su lugar, enséñale mecanismos de afrontamiento adecuados que le ayuden a dejar salir su ira redireccionándola de una manera saludable. Ejemplos de mecanismos positivos incluyen enseñarle a tu hijo a sentarse y reflexionar sobre la situación. Anímalo a tener en cuenta formas distintas de reaccionar y de resolver la situación. Otra técnica es sugerirle que hable con alguien en quien confíe. Puedes ser tú, un abuelo, un maestro u otro amigo de confianza de la familia con quien tu hijo pueda compartir sus emociones. Finalmente, anima a tu hijo a escribir qué le sucede, ya sea registrando sus emociones en un diario o escribiendo en una computadora. Enseña a tu hijo a dejar atrás las emociones que experimentó, una vez que las haya dejado por escrito.

Redireccionar la ira

La ira te proporciona con una fuerte respuesta emocional que puede ser canalizada en otra dirección con el fin de restablecer la calma. Por ejemplo, si tu hijo se sienta enojado por algo que ocurrió en la escuela, anímalo a jugar al baloncesto, ir a correr o participar en alguna otra actividad física que pueda aliviar el estrés. Otra estrategia de manejo de la ira recomendada por Parenting Bookmark es "3 + 10". Esto significa: tomar tres respiraciones profundas sumado a contar hasta 10 en el interior de tu cabeza es igual a alivio del estrés.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por martin santiago