Lista de ejercicios de bajo impacto para una compresión de discos en la baja espalda

El ejercicio puede ser una de las mejores cosas que puedes hacer cuando te diagnostican una compresión de discos en la parte baja de la espalda. Ciertos ejercicios ayudan a incrementar tu flujo sanguíneo, lo cual puede ayudar a sanar y obtener alivio. Otros ejercicios incrementan tu flexibilidad y fuerza en los músculos de la espalda y la columna vertebral. Antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, consulta con tu médico.

Yoga

El yoga incorpora elementos de fuerza y estiramiento para las articulaciones y músculos de la espalda. Los movimientos suaves del yoga pueden aliviar el dolor mientras aumentan el rango de movimientos y la estabilidad. Las poses de pie, de sentado y de acostado se usan para mejorar la postura. Como existen muchos tipos de yoga, debes trabajar con un profesional certificado con experiencia en clientes con lesiones.

Aeróbico

Los ejercicios aeróbicos de bajo impacto aumentan el flujo sanguíneo a la parte de la baja espalda donde se encuentra la lesión. Más flujo sanguíneo mejora las posibilidades de curación. Un mayor flujo sanguíneo también lubrica el área, lo cual reduce la rigidez y mejora la flexibilidad. Evita los ejercicios aeróbicos con peso porque estos pueden empeorar el dolor. Escoge ejercicios como andar en bicicleta, caminar o nadar. Intenta ejercitarte al menos 20 minutos al día.

Ejercicios de McKenzie

Los ejercicios de McKenzie son una serie de ejercicios de fortalecimiento que apuntan a mejorar la funcionalidad de la parte baja de la espalda. Los ejercicios de McKenzie se enfocan en la extensión del cuerpo y la columna vertebral para reducir la presión y alargar la espalda. Estos ejercicios mejoran en consecuencia la fuerza y movilidad de la espalda, ayudando a facilitar las actividades de la vida cotidiana. Trabajar con un especialista certificado en el método McKenzie, como por ejemplo un terapeuta físico. puede ser la mejor opción. Estos ejercicios incluyen posturas de sentado, de parado, de acostado, presas, acostado en supinación, rodillas al pecho y flexiones.

Ejercicios de estiramiento

El estiramiento puede aumentar el rango de movimiento y aliviar el dolor de una compresión de discos. Cuando tus músculos son más flexibles, hay menos dolor en la espalda. Intenta con flexiones de espalda y estiramientos llevando las rodillas al pecho. Para hacer las flexiones de espalda, acuéstate boca arriba y simultáneamente lleva tus rodillas al pecho y flexiona la cabeza hacia adelante, levantando las escápulas del suelo. Para hacer los estiramientos de rodillas al pecho, acuéstate con las piernas extendidas. Lleva una rodilla al pecho a la vez y sostenla para estirar.

Precauciones

Es normal sentir algo de dolor o molestias al comenzar estos ejercicios. A medida que tu salud y tu estado físico mejoran, el dolor debe comenzar a disminuir. En algunas semanas debes notar una mejora en la funcionalidad y el alivio del dolor. Siempre habla con tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, incluso uno para tratar tu espalda.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por mike tazenda