Lista de dieta blanda después de una cirugía de intestinos

La cirugía intestinal puede ser necesaria en caso de que tengas pólipos, cáncer de colon, colitis ulcerosa o enfermedades diverticulares. La cirugía intestinal es complicada y requiere de limpieza, rapidez y manejo del dolor. Después de la cirugía tendrás que seguir una progresión de dieta que le permita a tu aparato digestivo que sane. Una dieta blanda ayuda a los intestinos en la transición de dieta líquida inmediatamente después de la cirugía hasta una dieta que incluya alimentos que se digieran con facilidad. Esto tiene un sabor y una textura suave baja en fibra. Una dieta blanda consiste en comida de cada uno de los grupos alimenticios y debe cumplir adecuadamente con tus necesidades nutricionales.

Frutas

Las frutas brindan vitaminas y minerales importantes para tu cuerpo cuando sane de la cirugía. Elige un jugo de frutas, puré de manzana, plátanos, cubos suaves de sandía, toronjas, naranjas, uvas, albaricoques y duraznos. Elige frutas enlatadas sin piel y sin semillas, cocidas o en puré y fruta bien madura. Usa jugo de fruta para mezclar la fruta, si así lo deseas. Evita el jugo de ciruela pasa, las bayas, el coco y las frutas secas como los dátiles y las pasas.

Verduras

Las verduras son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes que promueven la salud óptima. En una dieta blanda es posible que tomes jugo de verdura, verduras cocidas o en puré sin piel y verduras en lata. Elige verduras hechas puré o cocidas como las remolachas, las zanahorias, los pimientos verdes, los pepinos sin semilla, el zucchini, los champiñones, el calabacín, las judías verdes, la berenjena, la lechuga y los tomates que toleres. Evita verduras crudas, fritas o que produzcan gases como las coles de Bruselas, el brócoli, los puerros, las cebollas, la col, el nabo sueco, el chucrut, los frijoles secos, los guisantes, la coliflor, el maíz, la col rizada y la acelga.

Granos

Si estás siguiendo una dieta blanda debes evitar el pan de grano entero y los cereales que incluyen centeno, salvado y trigo entero así como tostadas de maíz, pretzels y granos con fruta seca, nueces o semillas. Elige cereales refinados, cocidos o listos para comer, cebada, panquéques ingleses, pan blanco refinado, rollos, pastelitos, waffles, galletas saladas, pan suave o tortillas, arroz blanco y pasta blanca. Elige una variedad de comida diaria para asegurarte de cumplir con los requisitos nutricionales diarios.

Alimentos ricos en proteína

Tu cuerpo necesita proteína para curarse adecuadamente después de una cirugía. Cuando comiences una dieta blanda, selecciona alimentos suaves fáciles de digerir como caldo o consomé, sopas en puré o licuadas, sopas con verdura o carne suave, huevos hervidos o revueltos, tofu y legumbres bien cocidas y ligeramente picadas. Cuando toleres todo esto sigue con carne magra y suave, aves, pescado, mariscos, tocino, quesos suaves, yogur, leche y mantequilla cremosa de maní. Elige carne que se pueda moler, picar o cortar en cubos y húmeda. Agrega pollo o consomé de res o de pescado, pescado con hueso, carnes salada o ahumada, cortes fríos, huevos crudos o fritos, nueces o semillas secas y yogur con fruta seca.

Más galerías de fotos



Escrito por erica wickham, m.s., r.d., c.d.n. | Traducido por karen angelica malagon espinosa