Lista de deseos para muchachas adolescentes

Originalmente, una lista de deseos se refería a una lista de logros que esperas cumplir antes de "estirar la pata", o morir. Ahora se puede incluir una lista de lo que se debe hacer antes o durante una cierta edad o etapa de la vida, como antes de casarte o durante tus años de adolescencia. Siéntate con tu hija adolescente y juntas hagan una lista de deseos para ella que sea divertida, pero alcanzable. En otras palabras, no pongas "visitar la Gran Muralla de China" cuando sabes muy bien que no tienes el dinero para enviarla en un viaje como tal. Más bien, guardalo para la lista de deseos "antes de que muera" de tu hija, el cual ella puede ahorrar y pagar por ella misma.

Manía de Flash mob

Tu hija y sus amigos, y tal vez incluso tí, pueden participar en un grupo de flash mob, el cual puedes encontrar en línea desde una organización de este estilo, tal como Flash Mob America (flashmobamerica.com) o One Degree Events (onedegreeevents.com). Ya que no quieres que tu hija viole ninguna ley, verifica con el organizador que todo sea legal. Los centros comerciales, por ejemplo, son de propiedad privada, por lo que los organizadores de este tipo de eventos deben verificar con la gestión que se les permita llevar a cabo un flash mob en las dependencias y obtener un permiso si fuera necesario. Examina los clasificados, tanto en línea como los impresos o los periódicos universitarios para encontrar uno que esté organizado por una empresa para promocionar un nuevo producto. Para permanecer en el negocio y fuera de problemas, una compañía que busca impulsar la imagen de un nuevo producto puede ser más propenso a obtener los permisos necesarios para este evento en particular. Una vez más, verifica con el organizador que todo sea legal. Antes de que tú o tu hija firmen cualquier renuncia o documentos de participación, lee toda la documentación cuidadosamente.

Twister con una peculiaridad

Es más desordenado que una guerra de comida, así que prepárate para que tu hija haga un gran lío con este evento en su lista de deseos. Ella y sus amigos deben vestirse con ropas viejas a punto de ser desechadas. Es posible que desees que ellos tengan gafas también. Extiende una plancha grande de plástico en el suelo, y en el centro, echa una alfombra de piso Twister. Aquí viene lo divertido: vierte aproximadamente 1 taza de pinturas de colores a tono lavables, no tóxicas en cada uno de los círculos de colores. Entonces los adolescentes locos jugarán Twister con normalidad y tendrá una explosión desordenada.

Una noche de parranda

Esto es perfecto para la muchacha adolescente soltera y un par de amigas solteras, varones incluidos, si se desea. Las niñas pueden arreglarse el cabello, aplicarse maquillaje y vestir sus mejores vestidos. Los muchachos pueden usar sus mejores trajes o ropa con estilo. Si ellos aúnan sus esfuerzos y juntan su dinero, podrían pagar una limusina. Pueden comer por primera vez en un restaurante de lujo, probar algo nuevo, seguido de una obra de teatro o la orquesta sinfónica. Estimula a los niños a no actuar como adolescentes risueños, más bien que pretendan que son adultos jóvenes mayores y más sofisticados, como si una salida como ésta fuera una ocurrencia normal.

Otras ideas que se deben hacer

Hay tropecientas otras cosas que tu hija puede poner en su lista de deseos, tales como las siguientes: aprender a patinar hacia atrás en ruedas o sobre hielo, subir a una montaña rusa salvaje diez veces seguidas, practicar esquí o tabla en la nieve, pasar la noche al aire libre en una noche clara estrellada en un trampolín, temporalmente teñir su cabello de un color raro, correr una carrera de 5 km, pasear en tirolesa, visitar los cinco parques nacionales cercanos, subir una montaña, aprender a bucear, dar el salto de alta inmersión, practicar piragüismo, visitar los mostradores de maquillaje en una tienda y permitir que nos pinten la cara bonita, danzar en la lluvia, cantar bajo la lluvia mientras bailas, ir de campamento, aprender a hacer surf en la arena o montar un elefante o un camello.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa lewis | Traducido por luis alberto fuentes schwab