Una lista de control de procedimientos para entrenar a los niños pequeños a ir al baño

Cada niño es diferente y aprenderá a ir al baño de acuerdo con su propia personalidad única. Sin embargo, a pesar de que no hay dos niños que aprendan de la misma manera, hay una lista de control general de las medidas que se aplican a casi todas la situaciones para entrenar al niño. Estos incluyen aspectos como la forma de reconocer cuando está tu hijo listo para ser entrenado, que materiales debes comprar y cómo manejar los contratiempos.

¿Todo listo? ¡Revisado!

Parece que hay un gran debate entre los padres y expertos por igual cuando se trata del momento adecuado para entrenar a un niño. BabyCenter dice que la recomendación general es entre 2 y 3 años de edad. De todos modos, hay un consenso general: debes entrenar al niño para que vaya al baño cuando él te indique que está listo para hacerlo. Los signos incluyen permanecer seco durante dos o más horas al día, las quejas por los pañales sucios, mostrar un interés en el baño o en la ropa interior y cuando pueda comunicarte sus necesidades.

¿Materiales? ¡Revisado!

Hay asientos que se colocan sobre el inodoro existente y hay orinales solos. El que elijas depende de ti. El Dr. Spock, cuyo libro más vendido para el cuidado de los niños se publicó en 1946, pero sigue siendo ampliamente utilizado hoy en día, recomienda que cualquiera que uses debe tener protección contra salpicaduras. A pesar de que se supone que evita las salpicaduras, también puede irritar el área genital de un niño. Si has elegido un asiento de baño que se ajusta en la parte superior de tu inodoro, también debes comprar un banquito firme para que el niño pueda subir por su cuenta. También es buena idea tener un par de libros y juguetes solo para el tiempo de ir al baño, para que tu pequeño pueda disfrutar viéndolos mientras que está en el inodoro. Considera comprar orinales portátiles para los viajes que hagas fuera de casa.

¿Recompensas? ¡Revisado!

La mayoría de los niños se motivan por el sistema de recompensas. De acuerdo con la Clínica Mayo los elogios verbales son muy buenos y también puedes ofrecerle recompensas como golosinas o pegatinas por cada viaje al baño. Tu hijo no tiene ni siquiera que utilizar correctamente el orinal con el fin de ser recompensado; sólo hacer el esfuerzo vale la pena el reconocimiento. el Dr. Spock advierte que debes tener cuidado porque a los niños pequeños no les gusta ser demasiado complacientes. Demasiados cumplidos podrían empujarlo en la dirección opuesta.

¿Paciencia? ¡Revisado!

El entrenamiento para ir al baño es estresante, especialmente para los padres que tienen exceso de trabajo y que no quieren volver a casa para limpiar los desastres. Sin embargo, McKenzie Pediatrics señala la importancia de no castigar a tu hijo por accidentes o por no comprender el concepto de inmediato. Coloca las deposiciones en el orinal y di: "Aquí es donde debe ir el popó" Ayuda a tu niño a limpiarse y no permitas que sus hermanos se burlen. Si has probado el entrenamiento durante semanas sin ningún resultado, esto puede ser una señal de que estás forzando el asunto antes de tiempo. Vuelve a usar los pañales e inténtalo nuevamente en unas cuantas semanas.

Más galerías de fotos



Escrito por brooke julia | Traducido por katherine bastidas