Lista de conductas en niños necesitados

Aunque algunos niños están contentos con jugar consigo mismo o sus pares, otros niños demandan atención contante. Estos niños pueden mostrar una amplia variedad de conductas designadas para captar tu atención que oscilan desde entrañables hasta de enfado. La necesidad se puede manifestar en una gran variedad de formas. Si tu hijo exhibe una o más de estas conductas características, la necesidad puede ser el principal factor de motivación.

Apego

Para los niños que están excepcionalmente necesitados, el apego a los adultos es una práctica común. El apego no necesariamente es algo malo, según un artículo en el sitio web Scholastic.com. UN niño que es excesivamente propenso al apeno y a las formas fáciles de unión especial con otros podría estar por adelante de sus pares en términos de desarrollo de sus habilidades empáticas que requerirá para su vida en el futuro. Sin embargo, el apego se convierte en un problema cuando el niño es reacio a dejar de lado a los adultos con el que está unido. Cuando eso ocurre, la persona a quien se une el niño debe tranquilizar al niño diciéndole que todo está bien y hacerse a un lado. Aunque el niño al principio esté mal, luego se calmará.

Mala conducta

La mala conducta crónica puede ser resultado de la necesidad, tal como sugiere un artículo de Chabad.org, un sitio web de educación judía. Si tu hijo constantemente está fuera del aula, puede estar tratando de llamar la atención de la maestra fuera de sus otros 24 compañeros. Tu hijo necesita entender que él está participando en el comportamiento meramente para llamar la atención. Habla sobre la mala conducta con tu hijo, preguntándole por qué actúa así. Si no lo menciona, sugiérele que puede estar comportándose así para buscar atención. Aclárale que esta forma de buscar atención no es apropiada en el aula y que debe comportarse correctamente para conseguir la atención que busca. Crea un plan con tu hijo, luego comparte este plan con tu maestro. Pídele al mismo que te ayude dándole a tu hijo sólo la atención que corresponde siguiendo el plan y que la niegue cuando no corresponda dársela.

Dominación de la conversación

Escuchar un poco sobre el día de tu hijo está bien, pero estar sujeto a una conversación de tres horas en la cual él vuelve a contar cada momento del día no, es demasiado. A menudo, los niños que dominan las conversaciones lo hacen porque están necesitados y buscan atención. Si reconoces que tu hijo es un dominador crónico de la conversación, ayúdalo a corregir el problema explicándole que la conversación requiere de dos personas que se alternan mientras hablan y escuchan. Si igualmente lucha por participar en las conversaciones sin monopolizarlas, crea una clave no verbal que puedas utilizar para mostrarle que está haciendo más que justa su parte para hablar.

Acusar

Los niños que acusan han sido una gran frustración para los padres y maestros que deben escuchar estas declaraciones frustrantes de los niños que explican cómo han sido tratados injustamente. A menudo, un niño que acusa frecuentemente está utilizando cualquier mala conducta percibida entre sus pares como una forma para conseguir la atención porque está necesitado. Si tienes un hijo así, habla con él sobre los constituye una mala conducta seria que se debe comunicar a los adultos. Además, puedes hablar sobre la mala conducta que no se tiene que informar. Si notas una reducción en las acusaciones del niño, prémialo por ir en la dirección correcta.

Más galerías de fotos



Escrito por erin schreiner | Traducido por aldana avale