Lista de comportamientos internalizados en los niños

Los comportamientos internalizados se refieren a una amplia clasificación de comportamientos a través de los cuales los niños dirigen sus emociones y sentimientos hacia adentro. Como se hace notar en el Journal of Child and Adolescent Psychiatric Nursing, los comportamientos internalizados comúnmente se contrastan con los comportamientos externalizados, los cuales constituyen la expresión de sentimientos y respuestas emocionales que se canalizan en agresión o actitudes delictivas.

Lista de comportamientos internalizados

El psicólogo Thomas Achenbach desarrolló varias escalas de medición ampliamente utilizadas en lápiz y papel que los consejeros, psicólogos, clínicos e investigadores emplean para identificar y medir los problemas del comportamiento en los niños. Estos cuestionarios, como el Child Behavior Checklist (CBCL), lista de comportamientos infantiles, listan más de cien problemas de comportamiento. En algunas versiones de la lista, los niños se califican a sí mismos, mientras que en otras los padres o maestros califican hasta qué punto el niño muestra estos comportamientos. Las sub-escalas del CBCL miden la gravedad de tres clases de comportamiento internalizado incluyendo reclusión, comportamiento somático y comportamiento ansioso o deprimido.

Reclusión

Nueve ítems indican un comportamiento de reclusión, incluyendo ítems que miden si el niño prefiere estar solo, no habla, se muestra resentido, mira fijamente, guarda secretos, está triste, es tímido, recluido o muestra poca actividad. Los niños que califican por encima del percentil del 98%, según su edad y género, pueden tener potencialmente problemas clínicos significativos relacionados con la reclusión. Los puntajes altos también se consideran consistentes con un diagnóstico de trastorno de evitación, de acuerdo con el U.S. Department of Health.

Quejas somáticas

La subescala de quejas somáticas incluye nueve ítems que cubren un amplio rango de dolores corporales y problemas, incluyendo sentirse mareado, cansado, sufrir de dolores corporales, de dolor de cabeza, náuseas, problemas con los ojos, erupciones u otros problemas de la piel, retortijones estomacales, vómitos u otros problemas digestivos. Los niños afectados de problemas de salud crónicos, como asma, tienden a tener puntajes más altos en la sub-escala de quejas somáticas, de acuerdo con Psychosomatic Medicine. El U.S. Department of Health indica que los puntajes altos en esta sección se corresponden con un diagnóstico de trastorno de somatización.

Ansiedad y depresión

La subescala de ansiedad y depresión corresponde a síntomas consistentes con varios diagnósticos posibles, incluyendo trastorno de ansiedad, depresión mayor o distimia, de acuerdo con el U.S. Department of Health. Los ítems de la lista evalúan el grado en el cual el niño siente soledad, culpa, que no vale nada, nervios, miedo, sospechas, falta de amor, timidez o tristeza. Hay más ítems que evalúan comportamientos tales como el llanto y el perfeccionismo. Los puntajes de la subescala en el rango clínico no necesariamente indican un diagnóstico psiquiátrico, pero sí sugieren que el niño tiene problemas en el área de funcionamiento emocional, y que se beneficiaría de una evaluación clínica completa.

Más galerías de fotos



Escrito por jon williams | Traducido por mike tazenda