Lista de comidas saludables para niños con diabetes

Para los niños diabéticos, especialmente aquellos que son dependientes de la insulina, los alimentos que comemos pueden tener consecuencias graves para su salud en el futuro. Todos los niños deben seguir dietas saludables llenas de frutas frescas y verduras, carnes magras y granos enteros pero elegir los alimentos adecuados para un niño diabético es aún más importante. Antes de la elaboración de una dieta para tu hijo diabético, consulta a tu médico, nutricionista o dietista para que pueda ayudarte en la planificación de comidas saludables.

Botanas


La mayoría de los niños necesitan bocadillos entre las comidas para ayudar a mantener sus niveles de energía.

La mayoría de los niños necesitan bocadillos entre las comidas para ayudar a mantener sus niveles de energía. Hay un montón de bocadillos saludables que tu niño diabético puede disfrutar que no van a causar estragos en sus niveles de azúcar en la sangre. Una comida saludable la pueden disfrutar un máximo de tres veces al día y contienen menos de 20 calorías y 5 gramos de hidratos de carbono, un par de bocadillos entran en esa categoría, como el apio o encurtidos de pepinillo. Algunos otros bocadillos buenos que contienen menos de 5g de hidratos de carbono y que le van a gustar incluyen tres ramas de apio, una paleta sin azúcar, una taza de palomitas de maíz, una pieza de queso o 1/4 de taza de arándanos frescos.

Los favoritos de los niños


En general, trata de incorporar más granos integrales y menos grasas en los alimentos favoritos de los chicos.

Muchos niños acuden a los mismos alimentos una y otra vez, como macarrones con queso, hamburguesas, nuggets de pollo o spaguetti con albóndigas. Además del contenido de carbohidratos de estos alimentos, es necesario tener en cuenta el contenido de grasa ya que los diabéticos son propensos a las enfermedades del corazón y derrame cerebral. Al hacer macarrones con queso, utiliza macarrones de trigo integral, 1 por ciento o leche descremada y queso bajo en grasa. Utiliza migas panko y claras de huevo para hacer al horno crujientes nuggets de pollo frito y haz albóndigas de pavo molido en lugar de carne de res molida. Elige 85 a 95 por ciento de carne molida sin grasa al hacer hamburguesas y sirve en un pan de trigo integral. En general, trata de incorporar más granos integrales y menos grasas en los alimentos favoritos de los chicos.

Hora de comer


Elige un surtido de verduras de color naranja y verde brillantes, como las zanahorias y el brócoli.

Los niños diabéticos deben tener entre 10 y 20 por ciento de sus calorías diarias de proteína sin grasa, de 25 a 30 por ciento de grasas saludables y de 50 a 60 por ciento de carbohidratos complejos preferentemente. Al elegir las proteínas, piensa en carne molida de res, carne picada de pollo o pavo, pollo sin piel, queso o frijoles bajos en grasa. Elige un surtido de verduras de color naranja y verde brillantes, como las zanahorias y el brócoli, frutas frescas y cereales integrales, como arroz integral o pan de trigo entero, siempre que sea posible. Utiliza papas blancas siempre que sea posible y al horno en lugar de fritos para todos los alimentos. Para el desayuno, sirve a tu hijo avena con fruta fresca, un bagel de trigo integral con queso crema bajo en grasa o yogur griego, bayas frescas y granola.

Comer fuera


Ordena agua o leche natural baja en grasa del 1 por ciento y no pidas jugos azucarados o bebidas gaseosas.

Al comer en restaurantes tradicionales, elige el mismo tipo de alimentos que le sirvan en su casa. Si te resulta difícil evitar los restaurantes de comida rápida por completo, aprende a tomar las decisiones correctas en el menú. Elige una hamburguesa y quítale el pan, un pequeño contenedor de piezas de pollo, rodajas de manzana y frutas y de postre helados de yogurt. Ten cuidado con las salsas y otros condimentos, ya que muchos de ellos contienen grandes cantidades de azúcar y grasa. Ordena agua o leche natural baja en grasa del 1 por ciento y no pidas jugos azucarados o bebidas gaseosas.

Más galerías de fotos



Escrito por hannah wickford | Traducido por sofia semo