Una lista de las comidas ricas en proteínas para las personas con cáncer

Recibir un diagnóstico de cáncer puede causar temor y resultar abrumador. El hecho de hacer de una buena nutrición una prioridad puede ayudar a aliviar las molestias del tratamiento del cáncer y puede mejorar los resultados. El consumo de cantidades adecuadas de proteína es clave para la nutrición adecuada de los pacientes con cáncer.

Importancia de la proteína para el cáncer

La proteína desempeña un papel clave en muchas funciones corporales, incluyendo el mantenimiento y el crecimiento de los tejidos conectivos, los músculos, las enzimas y los glóbulos rojos. También ayuda a mantener una hidratación adecuada y la función inmune. Los pacientes con cáncer pueden sufrir de hipermetabolismo, una afección que cambia la forma en que el cuerpo utiliza las proteínas y las calorías. El consumo de cantidades adecuadas de calorías y proteínas, si padeces cáncer, puede ayudar a mantener tu sistema inmunológico, prevenir la pérdida de peso, mejorar tu fuerza y ​​ayudarte a aliviar los efectos secundarios de los tratamientos contra la enfermedad.

Necesidades proteicas y calóricas en pacientes con cáncer

Laa necesidades de calorías y proteínas individuales varían en función del peso, la edad, el sexo, el nivel de actividad, el tipo de cáncer y otros factores. La cantidad diaria recomendada de proteínas para los adultos es de 45 a 60 gramos por día. El Centro de Cáncer Abramson recomienda calcular las necesidades de proteínas dividiendo tu peso actual en libras por dos. El resultado será igual al número de gramos de proteínas a consumir todos los días. Tanto la necesidad de proteínas como de calorías puede aumentar con el cáncer. Según el Instituto Oncológico de Stanford, los pacientes que padecen esta enfermedad deben tratar de consumir por lo menos de 25 a 35 calorías por kilogramo de peso por día.

Tipos de proteínas

Compuestas de aminoácidos, las proteínas son consideradas completas o incompletas en función de la cantidad y el tipo de aminoácidos que contengan. Las proteínas completas contienen todos los aminoácidos esenciales. La mayoría de las proteínas animales son completas. Las proteínas incompletas carecen de uno o más de los aminoácidos esenciales. Para que el cuerpo reciba cantidades adecuadas de proteína, las proteínas incompletas deben ser combinadas y consumidas de una manera que proporcione todos los aminoácidos esenciales. Dos o más proteínas incompletas que juntas proporcionan todos los aminoácidos esenciales se denominan proteínas complementarias. Un ejemplo de proteínas complementarias son los cereales y las legumbres. La mayoría de las fuentes vegetales de proteínas, con excepción de la soja y la quinoa, son incompletas.

Alimentos y bebidas ricos en proteína

La carne, el pollo y el pescado son buenas fuentes de proteína, ya que proporcionan cerca de 21 gramos de proteína por porción de 3 onzas (85 gramos). Un huevo contiene 7 gramos de proteína y 1 taza de leche aporta 8 gramos. Media taza de tofu proporciona 14 gramos de proteína, mientras que un cuarto de taza de nueces o 2 cucharadas de mantequilla de maní aportan 7 gramos. Las verduras proporcionan unos 2 gramos de proteína por porción, que equivale a media taza de verduras cocidas o 1 taza de verduras crudas. Los suplementos de proteínas y bebidas nutricionales pueden añadir más proteínas a tu dieta si no puedes ingerir la cantidad adecuada solo a través de alimentos. Consulta a tu profesional médico antes de comenzar el uso de suplementos nutricionales orales.

Más galerías de fotos



Escrito por leah hart, r.d. | Traducido por nieves fragola