Lista de comidas balanceadas para niños

Lo que tus hijos comen no sólo afecta su crecimiento y desarrollo, sino también su aprendizaje. Brinda a tus hijos comidas balanceadas que incluyan los alimentos más nutritivos para asegurar que obtengan los nutrientes que necesitan para triunfar. Esto significa que comerán comidas con granos integrales, frutas y vegetales, fuentes magras de proteínas y lácteos descremados.

Comienza bien el día

Los niños que toman el desayuno se desempeñan mejor en la escuela, de acuerdo con Nutrition 411 (ver referencia 3). Comienza bien el día con una comida saludable y balanceada. Un bol de cereal integral es una buena opción, con una taza de cereal integral sin azúcar y una taza de leche descremada (ver referencias 2 y 4). Añade una banana cortada en rebanadas para balancear la comida (ver referencia 2). Si no tienes mucho tiempo, puedes hacer un batido de frutas y yogur con un pote de yogur descremado de vainilla y una taza de frutas, por ejemplo bananas y fresas (ver referencia 2). Añade una cucharada de mantequilla de maní para agregar proteínas y grasas y ayudar a combatir el hambre (ver referencias 1 y 2).

Un almuerzo energético

Haz que los chicos tengan energía durante la tarde con un almuerzo nutritivo. Los sándwiches son una buena opción de almuerzo para los niños. Usa distintos tipos de panes para que la comida no sea aburrida, como pan árabe, tortillas o bagels, pero siempre asegúrate de que el pan sea integral para aumentar su valor nutricional (ver referencia 2). Un sándwich saludable y equilibrado puede ser un pan árabe integral relleno con dos onzas de pavo magro, zanahoria rayada, lechuga y mostaza, acompañado de jugo de naranja fresco y una taza de pimientos rojos cortados (ver referencia 2). Si los sándwiches no son los favoritos de tu hijo, puedes intentar una ensalada fría de pasta con una taza de pasta integral, 1 taza de sobras de vegetales y dos onzas de pollo cortado, mezclados con dos cucharadas de su condimento para ensaladas favorito, y finalizar con una taza de uvas frescas (ver referencia 2)

La cena es un momento familiar

La cena es un buen momento para enseñar a tus hijos sobre comer saludable y equilibrado. Usa el plato como guía, llenándolo según recomienda ChooseMyPlate.gov: la mitad con frutas y vegetales, un cuarto con granos integrales, y un cuarto con proteínas magras (ver referencia 5). Una cena balanceada puede incluir 2 a 3 onzas de salmón asado, media taza de arroz integral, una taza de brócoli al vapor y una taza de piña en cubos (ver referencia 2). O bien puedes servir una taza de espagueti integral con dos a tres onzas de albóndigas de pavo y media taza de salsa de tomate, junto con una taza de ensalada verde y una cucharada de condimento para ensalada, y una manzana asada como postre (ver referencia 2). Sirve a los chicos leche descremada para beber con la cena, para que obtengan calcio y vitamina D, que ayudan a los huesos a crecer fuertes y saludables (ver referencia 1).

Los niños necesitan bocadillos

Los bocadillos no sólo ayudan a controlar el hambre antes de la próxima comida, sino que también ofrecen otra oportunidad de satisfacer sus necesidades nutricionales (ver referencia 6, página 1). Algunas opciones de bocadillos saludables incluyen un pote de yogur descremado con 1/4 de taza de granola, queso bajo en grasas con galletas integrales, una taza de leche descremada con una tostada integral y una cucharada de mantequilla de maní, o una taza de pepinos y zanahorias con 1/4 de taza de hummus (ver referencias 2 y referencia 6, página 3).

Más galerías de fotos



Escrito por jill corleone, rdn, ld | Traducido por mike tazenda