Una lista de comestibles para una dieta de bajo presupuesto

Ir de compras sujeto a un presupuesto puede ser difícil, y los alimentos más sanos a veces puede ser más caro. Tener un plan de cacería antes de caminar a través de las puertas y navegar con cuidado por la tienda puede evitar un gasto excesivo, reducir el desperdicio de alimentos y ayudar a que te asegures de elegir alimentos nutritivos.

Empieza con un plan


Para comprar barato y saludable, haz una lista y apégate a ella.

La clave para comprar inteligentemente es tener un plan antes de ir a la tienda. Haz una lista de todos los ingredientes para el equivalente a una semana de comidas saludables y organiza la lista de acuerdo a la disposición de la tienda. Si la planificación de comidas es un reto, muchas aplicaciones de teléfono y recursos en línea están disponibles para proporcionarte instrucciones y sugerencias. Otra parte desafiante de las compras con base en un presupuesto es la tentación de comprar artículos que no están en tu lista. Para resistirla, lleva sólo la cantidad necesaria de dinero para comprar los artículos listados.

Sé una flor de las paredes

Los productos frescos, el pan, las carnes y los productos lácteos probablemente estén cerca de las paredes exteriores de la tienda, así que se apegarte al perímetro es una buena manera de eliminar la tentación de comprar otras cosas. La disposición de las tiendas de comestibles es estratégica, causando que aún los compradores más conscientes sean víctimas de compras no planeadas. Los artículos más comprados, tales como las verduras y la leche, se encuentran en el exterior y hacia la parte posterior para obligar a los clientes a navegar por el resto de la tienda para encontrarlos. No caigas en la estrategia de la tienda, ¡prepárate!

Compra estacionalmente


Los mercados de granjeros pueden ser más baratos y con más productos locales que una tienda de comestibles.

Prueba los mercados de agricultores para comprar productos de temporada. Producir es generalmente más barato durante la temporada de crecimiento natural, sobre todo si se cultiva y se vende localmente, por lo que vas a comer bayas sobre todo en el verano y las manzanas en el otoño, por ejemplo. Si las frutas y verduras deseadas no son de temporada, es probable que sea más barato que comprarlas enlatadas o congeladas. Asegúrate de revisar la etiqueta de información nutricional y siempre elige opciones con la menor cantidad de sal o azúcar añadida.

Escanea las etiquetas

Si hay productos de la lista que requieren aventurarse más allá del perímetro y en los pasillos regulares, la tentación se vuelve aún más fuerte. Evita inspeccionar objetos a la venta en los extremos de los pasillos, las cadenas de supermercados lo hacen deliberadamente para atraer a los compradores. Tales artículos se sumarán a la factura total sin aportar valor nutricional a tus comidas. Opta por los granos enteros crudos más que por las opciones de precocinados o sazonados, ya que suelen ser más saludables y más baratos. Lee las etiquetas para ayudar a decidirte entre las marcas, poderando el valor nutricional contra el precio unitario para determinar si vale la pena pagar por un producto.

Apégate al plan

El secreto para mantenerse sano con un presupuesto pequeño es que no hay un secreto. Apégate al plan, resiste la tentación de artículos en oferta y no compres artículos que se echan a perder antes de que puedan ser consumidos. En su documento editado en 2012, "Desperdicio: Cómo Estados Unidos está perdiendo hasta un 40 por ciento de sus alimentos del campo al tenedor del relleno sanitario", el National Resources Defense Counsel informó que los estadounidenses tiran a la basura el 25 por ciento de sus compras de alimentos y bebidas. La planificación antes de ir de compras puede ayudar a aliviar este tipo de desperdicio, a tener facturas de compra menores y disminuir la dependencia de los menos saludables productos como los enlatados, las cajas y los procesados. Tener un plan personalizado y estar comprometido para comprar saludable y consciente es esencial para comprar con una bajo presupuesto y ser conscientes de la dieta.

Más galerías de fotos



Escrito por hannah lane | Traducido por jorge de leon polanco