Lista de buenas acciones para niños

Fomenta el espíritu de dar en tu hijo de corta edad animándolo a hacer una buena acción diaria por otra persona. Puede que tengas que ayudar a los más pequeños a entender lo que esto significa y los adolescentes auto-centrados pueden burlarse de la idea, pero una vez que se convierta en un hábito, hacer el bien a los demás se convertirá en una segunda naturaleza. Una lluvia de ideas para las buenas acciones que tus hijos pueden hacer a un familiar, amigo o maestro. Recuérdales que una buena acción no tiene que ser un gesto grandilocuente o caro. Grafica sus esfuerzos en una lista de control o tablón de anuncios y recuérdales que estás orgulloso de lo que están haciendo.

Desarrolla una lista

Habla con tus hijos acerca de buenas acciones y pregunta lo que piensan y a que conllevan. Dependiendo de su edad, pídeles que te ayuden a llegar a una lista de buenas acciones que pudieran hacer por otra persona. Céntrate en cosas simples apropiadas para la edad de cada niño que puede hacer sobre una base diaria o semanal. Incluso los niños pequeños pueden ayudar a recoger sus habitaciones, alimentar al perro o regar las plantas del vecino. Los niños mayores pueden abrir puertas, sacar la basura de un vecino anciano, preparar la cena de vez en cuando o leer a las personas mayores en el centro comunitario local.

Sé creativo

Crea un gráfico o diagrama para seguir las buenas obras de los niños. Para los niños pequeños, escribe las buenas acciones hacia abajo en la columna izquierda y los días de la semana o del mes en la parte superior. Por cada vez que hagan una buena obra, pon una etiqueta engomada colorida en la columna apropiada del día. Los niños mayores podrían preferir una marca o sistema de fichas, o un gráfico tipo termómetro en el que cada buena acción se mueva más arriba en la escala. Cuelga las listas en un lugar destacado en la cocina o en familia, donde van a ser fáciles de mantener y visibles para los miembros de la familia y visitantes.

Resultados de registros

Establece una hora cada día en la que la mayor parte de la familia esté típicamente junta, la hora de la cena es una opción común, y habla de lo que cada persona hizo ese día por buena acción. Cada niño que hizo una buena obra ese día puede registrarlo en su gráfica. Proporciona retroalimentación positiva y diles que estás orgulloso de ellos, pero no vayas por la borda. La atención debe centrarse en cómo la actividad ayudó a otra persona y la forma en que los hizo sentir sobre sí mismos, y no en hacer las buenas obras sólo para complacerte o para obtener una calcomanía.

Asunto familiar

Los niños pueden sentir una falta de conexión entre el "haz lo que digo, no lo que hago" para la crianza de los hijos, sobre todo en este tipo de situación. En cambio, establece el tono modelando el comportamiento tú mismo. Que vean que abres las puertas a alguien con las manos llenas o llevas una comida a alguien solitario. Haz algo positivo para otros como una familia. Trabaja con tus hijos para identificar oportunidades en tu iglesia o de la comunidad, tales como la participación en una campaña de recolección de despensa de comida local o unirse a un esfuerzo de limpieza en el barrio.

Más galerías de fotos



Escrito por molly thompson | Traducido por verónica sánchez fang