Lista de beneficios de la resistencia cardiovascular

El ejercicio cardiovascular, también denominado ejercicio aeróbico, utiliza grupos grandes de músculos durante períodos relativamente prolongados de tiempo. Ejemplos de ejercicios cardiovasculares son caminar, correr, andar en bicicleta, nadar, jugar al tenis e incluso empujar una podadora de césped. Cuando realizas ejercicio cardiovascular, la frecuencia cardíaca y frecuencia respiratoria se elevan. El Centers for Disease Control and Prevention recomienda realizar dos horas y treinta minutos de actividad aeróbica de moderada intensidad todas las semanas para que se produzcan beneficios para la salud.

Mantener un peso saludable

Dado que el ejercicio cardiovascular requiere energía, los alimentos que ingieres y las grasas almacenadas en el tejido adiposo se utilizan como combustible cuando realizas ejercicio. Cuanto más prolongada sea la sesión de ejercicio, más calorías quemarás. Cuando la glucosa disponible inmediatamente en sangre se consume, el cuerpo recurrirá a quemar grasas adicionales y, de este modo, incrementarás las posibilidades de perder peso. El ejercicio cardiovascular también incrementa la masa muscular, que incrementará la tasa metabólica basal, o la cantidad de calorías que necesitas para mantener las funciones corporales cuando estás haciendo reposo.

Incrementar la eficiencia corporal

Cuando alcanzas la resistencia cardiovascular, ocurrirán diversas adaptaciones internas en el cuerpo que harán que estés más saludable y tengas una mayor capacidad para realizar ejercicio cardiovascular intenso. El corazón se vuelve más fuerte, con la capacidad de bombear sangre a través del sistema circulatorio de modo mucho más eficiente. El sistema de transporte de oxígeno a los músculos se vuelve mucho más efectivo, al igual que la capacidad de transportar los desechos y dióxido de carbono desde los músculos. Además, desarrollas más hemoglobina en la sangre y más capilares, para una mayor capacidad de transporte de sangre a áreas del cuerpo en donde se necesita.

Reducir el riesgo de enfermedades

Al realizar ejercicios cardiovasculares y ganar resistencia cardiovascular, reducirás el riesgo de sufrir diversas enfermedades crónicas y graves, tales como la enfermedad cardíaca coronaria, diabetes tipo 2 y algunos cánceres, como cáncer de colon, cáncer de mama, cáncer de pulmón y cánceres de mieloma múltiple. El American College of Sports Medicine establece que los niveles más elevados de bienestar cardiovascular están relacionados con una reducción del 50 por ciento del riesgo de contraer una enfermedad cardiovascular. Si realizas ejercicio cardiovascular de modo regular, también aumentas la sensibilidad de la insulina y el metabolismo de la glucosa, reduciendo, de este modo, las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2.

Mejorar la salud mental

Generar resistencia cardiovascular a través del ejercicio no sólo mejora la salud física de tu cuerpo. Estar activo es una forma efectiva de combatir la ansiedad, el estrés e incluso la depresión. El ejercicio dispara la liberación de endorfinas, que pueden mejorar rápidamente tu humor. Hacerte el tiempo para ejercitar varias veces por semana no sólo te hará sentir mejor, sino que conllevará a una mejora en tu autoestima.

Más galerías de fotos



Escrito por jill armayor | Traducido por florencia prieto