Lista de alimentos para pacientes cardíacos

Si tienes una condición cardíaca, la American Heart Association recomienda que comas una dieta saludable consistente en una ingesta diaria de no más de 1,500 miligramos de sodio, menor a 200 miligramos de colesterol, menos del 7 por ciento de calorías provenientes de grasas saturadas y menos del 1 por ciento provenientes de grasas trans. También recomienda no más de 24 gramos de azúcar añadida para mujeres y no más de 36 gramos para hombres diariamente.

Frutas y vegetales para fibra y antioxidantes


Frutas y vegetales frescos.

La mayoría de las frutas y vegetales frescos o congelados son libres de grasa y colesterol, bajos en sodio y altos en fibra y antioxidantes, nutrientes que ayudan a neutralizar los radicales de enfermedades causantes de enfermedades. La fibra ayuda a disminuir el colesterol y la presión sanguínea, mientras que los antioxidantes son antiinflamatorios. Los investigadores que dirigieron un estudio a gran escala en Harvard publicado en 2004 en el “Journal of the National Cancer Institute” asocia a un mayor porcentaje de consumo diario de frutas y vegetales con una menor incidencia de enfermedad del corazón. Siempre lee las etiquetas alimenticias y ten cuidado con las frutas, vegetales y jugos enlatados, debido a que con frecuencia tienen alto contenido de sodio y posiblemente azúcar añadida, incluyendo aceite de maíz alto en fructosa, que puede aumentar los triglicéridos y el colesterol LDL.

Granos enteros son mejor que granos refinados


Pan de granos enteros.

Elige granos enteros como panes y pastas de harina de grano entero, arroz integral y avena en vez de granos refinados como panes y pastas de harina blanca y arroz blanco. Los granos enteros incluyen el endospermo, salvado y germinado de la planta que contiene la mayoría de su fibra y nutrientes. Otros nutrientes importantes en los granos enteros, además de la fibra, incluyen el antioxidante selenio; el folato, que ayuda a tu cuerpo a fabricar glóbulos rojos; y hierro, que carga oxígeno en la célula hacia tu corazón y otros órganos. Los granos refinados y enriquecidos raramente tienen tantos nutrientes como los enteros; son una fuente de calorías vacías y con frecuencia contienen azúcares añadidos.

Pescado para EPA y DHA


Salmón y vegetales.

La American Heart Association recomienda comer aceite de pescado no frito como el salmón o trucha dos veces a la semana. El aceite de pescado contiene los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 eicosapentaenoico, o EPA, y docosahexaenoico, o DHA. El aceite de pescado puede disminuir potencialmente los triglicéridos altos, la presión sanguínea, inflamación y el riesgo de coágulos. Enfócate en reducir tu ingesta de colesterol y grasas saturadas y trans, incluyendo las yemas de huevo, vísceras, grasa de la carne, la piel de aves de corral, productos lácteos de grasa total o parcial y los alimentos que contienen aceites parcialmente hidrogenados, como las margarinas y mantecas vegetales, mantequilla de maní y palomitas de microondas.

Nueces y semillas pueden mejorar tu salud cardíaca


Almendras.

Las nueces y semillas son buena fuente de grasas mono y poliinsaturadas. De acuerdo con la Academy of Nutrition and Dietetics, la grasa poliinsaturada de nueces y semillas puede reducir la inflamación, presión sanguínea y niveles de lípidos, mientras que la grasa monoinsaturada puede disminuir tus triglicéridos, presión sanguínea y colesterol malo LDL, si reemplazas la grasa saturada y carbohidratos por ellas. Las nueces y semillas contienen grasas mono y poliinsaturadas. Las avellanas y almendras son particularmente altas en grasas monoinsaturadas, mientras que las nueces y semillas de lino son altas en grasa poliinsaturada. Ten en mente que deberías evitar las nueces y semillas con azúcar y sal añadida.

Referencias

Más galerías de fotos



Escrito por jamie yacoub | Traducido por arcelia gutiérrez