Lista de alimentos fortificados

Cuando se refinan los alimentos, algunos de sus nutrientes se pierden y luego se vuelven a incorporar; estos alimentos se denominan enriquecidos. Por otro lado, los alimentos fortificados contienen vitaminas y nutrientes que se incorporan industrialmente. Este proceso también ocurre cuanto un alimento contiene poca cantidad de un nutriente determinado y luego se añaden grandes cantidades de ese nutriente. Los alimentos fortificados se pueden encontrar en diversas formas.

Leche


Envases que contienen leche.

La leche contiene gran cantidad de calcio, proteína, grasa y una cantidad moderada de hidratos de carbono. A menudo se fortifica con vitaminas A y D. La leche fortificada aporta beneficios para la salud ósea. El calcio promueve la fuerza de los huesos y la vitamina D ayuda a que el cuerpo absorba el calcio. El cuerpo libera vitamina D de manera natural cuando se expone al sol, pero si no estás bajo el sol con frecuencia, puedes obtener esta vitamina por medio del consumo de leche fortificada.

Cereales


Mujer con un plato de saludables cereales de granola.

Los cereales suelen tener un gran contenido de hidratos de carbono y algunas variedades contienen abundante fibra. En general los cereales suelen estar fortificados con vitamina B. Según un equipo de investigación del Centro Jean Mayer de Investigación sobre Nutrición Humana en el Envejecimiento, en la Universidad Tufts y la Universidad Estatal de Michigan, 1 taza de cereales fortificados a diario incrementó de manera significativa los niveles de vitamina B en el cuerpo y disminuyó las concentraciones de homocisteína en los individuos que se sometieron al estudio. Estos beneficios pueden reducir el riesgo de sufrir derrame cerebral, enfermedades cardíacas y demencia a medida que envejeces.

Sal


Salero derramado.

La sal contiene gran cantidad de sodio y se utiliza en muchos alimentos para sazonar el producto. También se fortifica con yodo. La sal "yodada" aporta beneficios a la función de la tiroides.

Esteroles y estanoles


Mujer comiendo yogur.

Los esteroles y estanoles son sustancias de origen natural presentes varias células de las plantas y los animales. Pueden ayudar a los pacientes con niveles elevados de colesterol. Según informa la clínica Cleveland, consumir entre 1,3 y 3,4 gramos de esteroles y estanoles por día puede reducir el colesterol de manera significativa. Los alimentos fortificados con estas sustancias son: yogur, margarina, chocolate, queso, barras de granola y jugo de naranja.

Pan


Mujer cortando rebanadas de pan.

El pan está de compuesto de granos integrales, o harina blanca, y a menudo se fortifica con ácido fólico, vitamina B, también conocido como "folato".

Leche de soja


Vaso con leche de soja.

La leche de soja se deriva de la soja y lo utilizan como alternativa a leche regular las personas que sufren de alergias o son vegetarianas estrictas. Contiene abundante proteína y a menudo se fortifica con calcio, porque no contiene este producto de forma natural.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por vanesa sedeño