Lista de alimentos para una dieta por hígado graso

El hígado humano es uno de los órganos más complejos e importantes del cuerpo, regula el sistema inmune mediante el filtrado de la sangre y al ayudar al sistema digestivo. El National Digestive Disease Information Clearinghouse informa que el hígado graso, o la acumulación de depósitos de grasa en éste órgano, o bien acompaña o es un efecto secundario o síntoma de la obesidad, el colesterol alto y la diabetes tipo 2. La condición, informa American Liver Foundation, podría afectar hasta una cuarta parte de los estadounidenses, es reversible a través de estilos de vida saludables. Puede causar daño al hígado si no se trata. Tu médico te puede referir con un especialista en nutrición y sugerir una dieta baja en grasas y alimentos de alto índice glucémico.

Vegetales

La Harvard's School of Public Health informa que las verduras de hoja verde oscura pueden disminuir la presión arterial y reducir el riesgo de problemas cardiacos, tales como un ataque cardiaco y accidente cerebrovascular. Este grupo, que incluye las acelgas, coles de Bruselas, la col rizada y las espinacas, reduce las toxinas en el hígado y promueve la producción de las enzimas hepáticas. Según Disabled World, las enzimas hepáticas protegen el hígado y lo libran de partículas extrañas, como las toxinas y depósitos de grasa. Las ensalada de verduras, dientes de león, escarola y la achicoria, y las alcachofas estimulan el flujo de bilis en el hígado. La bilis es la secreción que ayuda al cuerpo con la digestión de grasas.

Granos enteros

Los alimentos con un índice glucémico alto se convierten en azúcar durante el proceso digestivo. Estos incluyen panes y productos horneados hechos con harina blanca, los dulces con azúcar refinada, así como aquellos a base de arroz blanco o patatas. Un estudio de 2007 realizado por el Children's Hospital de Boston informó en el sitio web del Washington Post que los alimentos de alto índice glucémico puede causar hígado graso. Los granos enteros o sin procesar, trigo duro, centeno, avena y cebada, para nombrar unos pocos están entre los granos más beneficiosos.

Frutas

Los antioxidantes neutralizan los radicales libres, moléculas de oxígeno no fijados, en el cuerpo que promueven la inflamación del tejido. En las personas con hígado graso, podrían acelerar el daño hepático. Las naranjas y los cítricos contienen altos niveles de vitamina C, un poderoso antioxidante que ayuda al cuerpo a reducir la inflamación. Un estudio realizado en Brasil de 2003 publicado en "Nutrition Journal" reveló que el consumo de vitamina C impide la aparición de hígado graso en ratas.

Más galerías de fotos



Escrito por jared paventi | Traducido por verónica sánchez fang