Lista de alimentos bajos en carbohidratos para perder peso

Una dieta baja en carbohidratos puede ayudarte a perder peso, pero sólo si también mantienes las calorías bajo control. Además de restringir las opciones de alto contenido de carbohidratos, como el pan, los dulces y pasta, la dieta baja en carbohidratos debe hacer hincapié en la moderación y opciones nutritivas. Limita la mantequilla, el tocino y otros alimentos ricos en colesterol y grasas saturadas, y elige los alimentos que más te llenan.

Huevos


Prueba agregar huevo a las ensaladas.

Los huevos son opciones libres de carbohidratos y versátiles para ayudar a cumplir con tu dieta baja en carbohidratos para bajar de peso a lo largo del día. Prueba tortillas con espárragos y queso feta o huevos revueltos con jamón magro y salsa para el desayuno. Agrega huevos cocidos a las ensaladas o huevos revueltos bajos en carbohidratos para el almuerzo. Haz huevos duros para picar junto con vegetales crudos. Comer las claras de huevo o el huevo líquido en lugar del huevo entero incluyendo la yema reduce la grasa que obtienes al comer huevos, pero la yema proporciona ciertos nutrientes, como la luteína antioxidante, que no está en la parte blanca.

Vegetales sin almidón


Las judías verdes son una opción de verduras sin almidón.

Una porción de verduras sin almidón contiene aproximadamente 5 gramos de hidratos de carbono. Una porción es una taza de vegetales crudos o media taza de vegetales cocidos. Utiliza la lechuga, las espinacas o lechugas mixtas como base para una ensalada baja en carbohidratos, y agrega las verduras, frutos secos y una fuente de proteínas magras, como pechuga de pavo. Puedes comer brócoli cocinado, judías verdes o espárragos como platos y añadirles berenjena, espinacas, tomates y cebollas a las sopas y guisos para hacerlos más rellenos, pero no mucho más altos en calorías. Las verduras con almidón son las patatas, boniatos, maíz y calabaza de invierno. Son ricos en nutrientes, pero más altos en hidratos de carbono que las verduras sin almidón.

Carne magra y aves de corral


La pechuga de pollo sin piel no tiene carbohidratos.

La carne de res magra, el pollo sin piel de carne blanca, pavo y carne magra de cerdo son opciones libres de hidratos de carbono. Tienen un alto contenido en proteínas, que es un nutriente de llenado, ya que retarda el vaciado del estómago para que te mantengas satisfecho por más tiempo después de una comida. Estos alimentos también pueden ayudarte a perder peso, ya que son relativamente bajos en calorías en comparación con las carnes grasas, tales como la carne de vaca regular de tierra, carne de pollo grasa y pavo con la piel. Puedes hacer hamburguesas de pavo sobre hojas de lechuga para la cena o añadir pechuga de pavo en cubitos a los huevos en el desayuno.

Nueces y maníes


El control de las porciones es la clave para disfrutar de las nueces.

Las nueces y el maní pueden ser sorprendentes opciones para la pérdida de peso debido a su alto contenido de calorías, pero las personas que los consumen con regularidad tienden a tener menor peso, según un artículo publicado en "The New England Journal of Medicine" en junio de 2011. Una onza (28 g) de nueces o maní tiene menos de cinco gramos de carbohidratos. Las nueces y los cacahuetes son ricos en grasas y fuentes de vitamina E, magnesio y fibra dietética, que ayudan a reducir el colesterol saturado saludable para el corazón. Dado que las nueces y los cacahuetes son altos en calorías, debes controlar el tamaño de las porciones para evitar consumir más calorías de las que tienes intención e interferir con tu pérdida de peso.

Productos lácteos reducidos en grasa


El yogurt sin grasa es un gran tentempié.

Una media taza de queso cottage o una onza (28 g) de queso tiene menos de 5 gramos de hidratos de carbono, y una taza de leche descremada o las tres cuartas partes de una taza de yogur natural sin grasa tienen 15 gramos de hidratos de carbono, de acuerdo con la Universidad de Indiana. El yogurt griego es más alto en proteínas y bajo en hidratos de carbono que el yogur regular, por lo que es más fácil de encajar en una dieta baja en hidratos de carbono. Los productos lácteos proporcionan calcio, lo que ayuda a mantener la densidad mineral ósea y vitamina B-12. Puedes comer requesón con canela y nueces, añadir el queso a las verduras o elige yogur para una merienda rápida.

Más galerías de fotos



Escrito por natalie stein | Traducido por mariana van der groef