Lista de alimentos altos en sodio

El cuerpo necesita sodio para funcionar correctamente, pero el exceso de sodio aumenta el riesgo de sufrir accidente cerebrovascular, ataque al corazón, presión arterial alta y enfermedad renal. La Clínica Mayo dice que los adultos sanos no deben consumir más de 2.300 mg de sodio por día. Las personas con presión arterial alta, enfermedades del riñón o riesgos de problemas del corazón deben consumir 1.500 mg de sodio o menos cada día.

Comida rápida

Los restaurantes de comida rápida ofrecen comidas y bocadillos rápidos y relativamente baratos. Esta comodidad tiene un precio, ya que muchos artículos de comida rápida contienen altos niveles de sodio. Un pay de manzana de un restaurante de comida rápida, por ejemplo, contiene 400 mg de sodio, de acuerdo con la Colorado State University Extension. Una cena de pollo de uno de estos restaurantes contiene aproximadamente 2.243 mg de sodio. Un sándwich de pescado en un restaurante de comida rápida tiene 882 mg de sodio.

Condimentos y aderezos

El uso de condimentos y aderezos puede convertir opciones bajas en sodio en alimentos altos en sodio que aumentan sustancialmente la ingesta diaria del mineral. Informa la Clínica Mayo para cualquiera que trate de reducir el consumo de sodio, debe limitar el uso de condimentos, salsas y otros aderezos. La salsa de tomate, mostaza, salsa de soya, aderezos para ensaladas y salsas contienen sodio. Salsa de soya tiene casi la mitad de la ingesta diaria recomendada de sodio, con 1.029 mg de sodio por una porción de 1 cda, de acuerdo con la Colorado State University Extension. La salsa de tomate tiene 156 mg de sodio por cucharada. Esto representa más del 10 por ciento de la ingesta diaria de sodio recomendada para alguien que sigue una dieta baja en sodio de 1.500 mg por día.

Productos horneados

Además de los altos niveles de grasa y azúcar, algunos productos horneados también contienen cantidades significativas de sodio. La Washington University de St. Louis informa que una dona de 3,5 oz contiene 500 mg de sodio, lo que representa más del 20 por ciento de la ingesta diaria recomendada. Una porción del mismo tamaño de pan contiene 300 a 500 mg de sodio, dependiendo de los ingredientes y métodos de preparación utilizados. Otros productos horneados altos en sodio incluyen galletas, magdalenas, corteza de pastel al horno y pan dulce.

Productos enlatados

Los productos enlatados contienen sal, que conserva las verduras y evita que se echen a perder rápidamente. La sal también añade sabor a los alimentos enlatados. Los alimentos enlatados altos en sodio incluyen frijoles enlatados, encurtidos y chucrut. La Colorado State University Extension informa que 1 taza de elote enlatado contiene 384 mg de sodio. En contraste, el maíz fresco y congelado contiene menos de 10 mg de sodio por porción.

Carnes enlatadas

Las carnes enlatadas contienen sodio para dar sabor y conservación, por lo que es necesario comer porciones pequeñas o limitar el consumo de estas carnes. La Palo Alto Medical Foundation explica que las aves procesadas, mortadela, jamón, salami y pastrami contienen altos niveles de sodio.

Queso

La Oklahoma Cooperative Extension explica que los quesos procesados ​​contienen fosfato disódico, que aumenta su contenido de sodio. Los condimentos de queso también contienen altos niveles de sodio. Ejemplos de quesos altos en sodio incluyen el tipo cheddar, parmesano y americano. Cerca de 1 oz de queso americano, por ejemplo, contiene 406 mg de sodio, de acuerdo con la Colorado State University Extension. Las opciones más bajas en sodio son el queso crema, el queso suizo y el queso mozzarella.

Bocadillos salados

Algunos bocadillos tienen sal para darles más sabor, por lo que es necesario elegir variedades sin sal o limitar el consumo de snacks salados. Los frutos secos salados, galletas saladas, chips de tortilla y patatas fritas agregan sodio en tu dieta diaria. Sólo dos pretzels de masa fermentada, por ejemplo, contienen 490 mg de sodio, de acuerdo con la Rice University.

Más galerías de fotos



Escrito por leigh ann morgan | Traducido por ana laura nafarrate