Lista de alimentos altos en minerales

Como las vitaminas, los minerales ayudan a tu cuerpo a crecer y mantenerse sano. Tu cuerpo necesita minerales para realizar diversas funciones, desde el desarrollo de los huesos sanos a transmitir impulsos eléctricos a lo largo de los nervios. De hecho, algunos minerales ayudan a mantener un ritmo cardíaco normal y producir hormonas. Como los minerales son una parte esencial de una dieta saludable, es importante saber qué alimentos son buenas fuentes de estos nutrientes.

Alimentos ricos en magnesio, calcio y potasio

Tus músculos, riñones y corazón requieren magnesio para funcionar de forma óptima. Las buenas fuentes dietéticas de magnesio incluyen legumbres, cereales integrales, salvado de trigo, harina de soja, harina integral de trigo, salvado de avena, espinacas, hojas de remolacha, verduras de hojas verdes y acelgas. Tu cuerpo utiliza el calcio para formar y mantener los dientes y los huesos fuertes. Algunas buenas fuentes de calcio incluyen quesos, col rizada, col, nabo, bok choy, brócoli, verduras verdes frondosas, alga marina, higos secos, sardinas, salmón enlatado, ostras, avellanas, yogur, leche y queso cottage. El potasio garantiza que tus sistemas digestivos y musculares desempeñan eficazmente sus funciones asignadas. Alimentos como patatas, tomates, aguacates, zumo de naranja, plátanos, melones, bacalao, platija, salmón, pollo y otras carnes contienen cantidades decentes de potasio.

Alimentos ricos en sodio, fósforo y cloruro

El sodio ayuda a controlar tu volumen sanguíneo y la presión arterial. Algunas buenas fuentes de sodio incluyen la sal de mesa, leche, remolacha y apio. Junto con el calcio, el fósforo ayuda a construir unos huesos y dientes fuertes. Los alimentos que contienen cantidades importantes de fósforo incluyen huevos, productos lácteos, pescados, carnes, aves, legumbres y frutos secos. El cloruro ayuda a mantener el equilibrio apropiado de los líquidos en tu cuerpo. Tomates, lechuga, algas, centeno, aceitunas, sal de mesa y apio contienen altos niveles de cloruro.

Alimentos ricos en hierro, manganeso y zinc

El hierro es un componente de los glóbulos rojos, que transportan oxígeno a las células a lo largo de tu cuerpo. Los guisantes y los frijoles secos, nueces y semillas, legumbres y cereales integrales contienen buenas cantidades de hierro, como las carnes rojas, mariscos, aves de corral, pescado, hígado y otras vísceras. Tu cuerpo necesita manganeso para formar hormonas sexuales, factores de coagulación de la sangre, tejido conectivo y huesos. Las piñas, germen de trigo, nueces y semillas, cereales integrales y legumbres son ricas fuentes dietéticas de manganeso. El zinc desempeña un papel vital en la reproducción, visión, crecimiento, coagulación de la sangre, olor y el sistema inmunológico. Los frijoles, judías pintas, frijoles, cereales integrales, calabaza, champiñones, verdes cocidos, tahini y semillas de girasol son buenas fuentes de zinc.

Alimentos ricos en yodo y cromo

Tu cuerpo sintetiza las hormonas tiroideas con el apoyo del yodo. Las hormonas tiroideas contribuyen al crecimiento y desarrollo normales. Grandes fuentes de yodo incluyen frijoles, soja, ajo, semillas de sésamo, acelgas, espinaca, nabo, mariscos calabaza de verano. El cromo contribuye a mejorar la función de una hormona llamada insulina, que desempeña un papel fundamental en la regulación de los niveles de azúcar en la sangre. Tu cuerpo utiliza insulina para convertir el azúcar y los almidones en la energía que necesita para llevar a cabo funciones diarias. La levadura de la cerveza, avena, setas, espárragos, cereales integrales, vísceras, frutos secos y ciruelas tienen altas cantidades de cromo.

Alimentos ricos en cobre, selenio y molibdeno

El cobre ayuda a producir glóbulos rojos y garantiza que tu sistema inmune y las células nerviosas se mantengan saludables. Los cereales enriquecidos, frijoles, lentejas, soja, champiñones, patatas, tomates, patatas dulces y vísceras son fuentes ricas de cobre. El selenio contribuye al buen funcionamiento de tu sistema inmune y la glándula tiroides. Excelentes fuentes de selenio incluyen mariscos, mantequilla, pescado, germen de trigo, cereales integrales, levadura de cerveza, semillas de girasol y nueces de Brasil. El molibdeno desempeña un papel importante en varios procesos biológicos, incluyendo la producción de energía en las células, desarrollo del sistema nervioso y procesamiento de los residuos en los riñones. Las mejores opciones para el molibdeno incluyen legumbres, como guisantes, lentejas y frijoles, cereales y frutos secos.

Más galerías de fotos



Escrito por mala srivastava | Traducido por maria gloria garcia menendez