¿Qué hace la lisina por tu cuerpo?

La lisina es uno de los 20 aminoácidos comúnmente usados por tu cuerpo para construir proteínas. De estos 20, la lisina es considerada como esencial, lo que significa que la debes obtener de las fuentes dietarias porque tu cuerpo no puede sintetizarla. Las plantas pueden hacer lisina del ácido aspártico, tal como las especies de bacterias, que es la razón por la que la lisina es encontrada dentro de las verduras de hoja, las legumbres, los pescados y los animales herbívoros. La lisina tiene una gran variedad de efectos positivos en el cuerpo y puede ser ingerida como suplemento para combatir el virus del herpes.

Efectos positivos

Como muchos aminoácidos, la lisina se usa para construir músculos y colágeno y es un importante constituyente de cartílago, tejido conectivo y piel. De acuerdo al libro “Biochemistry of Human Nutrition”, la lisina tiene otros importantes roles en tu cuerpo, como la promoción de la absorción del calcio de los intestinos, facilitar la manufactra de las enzimas, hormonas y anticuerpos y simular la producción de creatinina. La creatinina se usa para convertir a los ácidos grasos en formas de energía usables, aunque este proceso tabién reduce los niveles en sangre del colesterol LDL, que es el tipo "malo". De acuerdo a “Advanced Nutrition: Macronutrients, Micronutrients and Metabolism”, la lisina es también tomada como suplemento para reducir los síntomas creados por las úlceras bucales y la herpes genital, que son causados por diferentes formas del virus simple del herpes y la culebrilla causada por el virus zoster del herpes. Específicamente, la lisina puede reducir la toma viral de la arinina, que inhibe la respuesta

Efectos negativos

La lisina en cantidades moderadas no lleva a ningún efecto secundario. De acuerdo a “Nutritional Sciences”, la gente que complementa la lisina generalmente toma entre 500 a 1.500 mg diarios, en dosis múltiples, sin experimentar síntomas adversos. La lisina en dosis superiores, especialmente tomadas junto con antibióticos, puede provocar síntomas no deseados, que incluyen reacciones alérgicas, náuseas, calambres de estómago y diarrea. Existen especulaciones sobre la posibilidad de que grandes dosis de lisina puedan aumentar los niveles de colesterol, lo que puede llevar a un aumento en el riesgo de tener cálculos en la vesícula, como se dice en “Human Biochemistry and Disease”. Antes de ponerte en un régimen de ingesta de lisina debes consultar a un médico.

Deficiencia

Es muy raro que se produzca una deficiencia de lisina, hasta en los vegetarianos y la gente que está haciendo dietas restringidas. Sin embargo, de acuerdo a la “The New Encyclopedia of Vitamins, Minerals, Supplements, and Herbs", los síntomas de una deficiencia de lisina incluyen la formación de cálculos en los riñones, mareos, menos apetito, fatiga y anemia. Una severa deficiencia puede llevar a un desiquilibrio de hormonas y una afección del metabolismo, la reproducción sexual y el crecimiento. Las personas que corren el riesgo de tener una deficiencia son los que no comen fruta ni verdura fresca, productos lácteos o carne, sino que consumen comidas pesadamente procesadas, comidas dulces y sodas.

Comidas ricas en lisina

Las comidas ricas en lisina son muchas e incluyen a las verduras de hoja, como la espinaca y la col, tallos de verduras como la colifor y el apio, legumbres, como los porotos de soja, las arvejas y las lentejas, frutas como las peras, la papaya, los damascos, las bananas y las manzanas, las nueces, las almendras y las castañas, los productos de granja como los huevos, algunos quesos, el yogur y la leche, y las carnes, especialmente la roja, la de cerdo y las aves así como las sardinas y el bacalao.

Más galerías de fotos



Escrito por owen bond | Traducido por adriana de marco