Línea dura para el entrenamiento para el control de esfínteres

Parece que cuando se trata de la hora de comenzar el entrenamiento del baño de tu pequeño, un consejo no solicitado proviene de cada persona que conoces. Algunos dicen que hay que empezar a entrenar después de la infancia. Otros dicen que esperes hasta que el niño tenga 2 o 3 años. Algunos dicen que ofrecer golosinas y recompensas es mejor, mientras que otros no están de acuerdo. Otros prefieren un método denominado línea dura de control de esfínteres. Antes de continuar en la empresa del entrenamiento, investiga lo que los expertos tienen que decir sobre el tema.

¿Qué es línea dura?

La línea dura de control de esfínteres es un enfoque firme y sin concesiones en la enseñanza de tu hijo a usar el baño. Piensa en el estilo de comando militar. El padre toma la postura de que él es el encargado y él decide cuando el niño comienza entrenamiento. Este método de control de esfínteres se maneja de la misma manera que la disciplina y el castigo, donde las reglas se establecen y se espera que sean seguida. Si no es así, hay consecuencias.

¿Funciona el castigo?

Muchos expertos coinciden en que el problema con este enfoque es que crea fricción y no resultados. El reconocido pediatra Dr. Benjamin Spock abogó por el control esfínteres no forzado a largo de su carrera, diciendo que el castigo inhibe el progreso. Además, el padre no puede elegir el momento que el control de esfínteres debe iniciarse, en su lugar, se debe dejar que los niños lo decidan, dice BabyCenter. Busca señales de que tu hijo está mental y emocionalmente preparado para dar el salto al entrenamiento, como la comprensión de la diferencia entre seco y húmedo, ser capaz de tirar de sus pantalones hacia arriba y hacia abajo y muestre un interés en el inodoro.

Apropiado entrenamiento de control de esfínteres

El entrenamiento es más exitoso cuando se hace con paciencia, amor y capacidad de recuperación. Ve al ritmo de tu hijo, dice la Women's and Children's Network, y no entres en luchas de poder. A muchos niños pequeños no les gusta ser demasiado complacientes y pueden tratar de ejercer control sobre la situación eligiendo cuando ir al baño. Tómalo con calma. Deja que tu niño se siente en el inodoro con la ropa para acostumbrarse a él y luego progresa a dejar que él se siente desnudo. Dale elogios y aliéntalo cuando use el inodoro, y maneja los accidentes con calma. Coloca los accidentes de popó en el orinal para hacerle saber a dónde va a partir de ahora. Incluso puedes programar unos días de desnudo, ya que a la mayoría de los niños no les gusta la sensación de pipí o popó corriendo por sus piernas prefieren acudir al baño para aliviarse.

Resistencia y rebelión

Así que has comenzado con el control de esfínteres y tu hijo se empecina. ¿Qué hacer? Vuelve a los pañales si los repetidos intentos no han tenido éxito, dice el Dr. Spock, y vuelve a intentarlo más tarde. Si tu hijo ha estado intentando durante tres semanas o más y al menos tiene 3 años de edad, sin problemas de salud, entonces está técnicamente detrás del entrenamiento típico para ir al baño, dice McKenzie Pediatrics. En este caso, la lucha de poder crea un retraso. McKenzie Pediatrics recomienda dar un paso atrás y dejar que tu hijo tome la responsabilidad, ya que es lo suficientemente mayor como para saber cuando tiene que usar el baño y él es consciente de para que es el baño. Dile que es su trabajo ahora y lo dejaras en paz. Finalmente se dará cuenta de que no usar el baño no está atrapando tu atención por más tiempo y comenzará a utilizarlo para recuperarla.

Más galerías de fotos



Escrito por brooke julia | Traducido por verónica sánchez fang