La linaza durante el embarazo

Las semillas de linaza son una fuente de fibra dietética. También se utilizan para tratar el estreñimiento y el acné, y puede ayudar a reducir el colesterol. Es importante tener en cuenta la seguridad de todo lo que consumes durante el embarazo debido a que algunas cosas pueden dañar a tu bebé en desarrollo. MedlinePlus afirma que el consumo de linaza durante el embarazo posiblemente no es seguro. Debido a la falta de pruebas alrededor de la seguridad del consumo de linaza durante el embarazo, es importante sopesar los posibles beneficios y riesgos potenciales con tu médico.

Falta de evidencia

Las semillas de linaza han mostrado efectos dañinos en los estudios en animales, pero no hay estudios suficientes sobre el efecto de la linaza en los embarazos humanos. La linaza se considera un producto a base de hierbas que no está estrictamente regulado por la Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU., por lo que puede ser difícil determinar su seguridad.

Efectos hormonales

La linaza puede actuar como la hormona estrógeno en el cuerpo y puede estimular la menstruación y las contracciones. Esto puede ser muy peligroso durante el embarazo, especialmente durante el embarazo temprano. Drugs.com también afirma que las semillas de linaza pueden dañar directamente el feto humano y recomienda evitarlas por completo.

Fuentes alimenticias

La linaza se puede encontrar en algunos productos alimenticios, como el pan y otros productos horneados. También está presente en el yogur, harina de avena y batidos. Tu médico puede ayudarte a decidir si consumir productos alimenticios que contienen semillas de linaza es una opción segura para ti durante el embarazo. Si comes regularmente alimentos que contienen semillas de linaza antes de quedar embarazada, consulta a tu médico antes de continuar comiendo estos alimentos.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios del consumo de linaza pueden incluir gases, diarrea y náuseas, lo que puede ser especialmente incómodo durante el embarazo. También puedes experimentar una reacción alérgica a las semillas de linaza. Los síntomas de una reacción alérgica incluyen opresión en el pecho, dificultad para respirar e hinchazón de los labios. El consumo de linaza cruda o sin madurar puede aumentar el nivel de cianuro en la sangre, una sustancia química tóxica que puede causar envenenamiento. Si tu médico te dice que es seguro consumir cualquier cantidad de linaza durante el embarazo, evita las semillas crudas o verdes.

Más galerías de fotos



Escrito por rose welton | Traducido por katherine bastidas