Limpieza profunda de los poros en casa

Los poros de la piel generalmente se mantienen en el fondo mientras hacen su trabajo de mantener la piel saludable y lubricada. Sin embargo, esos poros quedan más grandes y visibles cuando se obturan y se estiran por el aceite, las células muertas y las bacterias. Si no limpias los poros y la obturación aumenta, se desarrollarán granos, puntos negros y puntos blancos. Antes de gastar tu dinero en productos costosos o en tratamientos de spa para limpiar profundamente los poros puedes probar con algunos remedios caseros simples.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Harina de avena
  • Taza o tazón
  • Cebolla pequeña
  • Licuadora o procesador de alimentos
  • Miel
  • Limpiador facial
  • Toalla suave
  • Loción o crema humectante
  • Té verde
  • Vinagre de sidra de manzana
  • Bola de algodón o almohadilla cosmética
  • Tazón
  • Toalla de baño
  • Paño de aseo suave

Instrucciones

    Mascarilla de cebolla y harina de avena

  1. Coloca aproximadamente tres cucharadas de harina de avena cruda en una taza o en un tazón y luego agrega la suficiente cantidad de agua hirviendo para cubrirla. Deja la mezcla en remojo durante cinco minutos.

  2. Pela una cebolla pequeña y córtala en trozos. Coloca los trozos en la licuadora o en el procesador de alimentos y mezcla para formar un puré.

  3. Agrega el puré de cebollas en la avena caliente. Si la mezcla queda líquida, agrega una pequeña cantidad de miel tibia para crear una consistencia untable.

  4. Lava tu rostro con un limpiador líquido suave. Enjuaga el limpiador con agua tibia y seca la piel con una toalla suave.

  5. Extiende la mezcla sobre la piel y luego déjala en el rostro hasta que se seque. Enjuaga bien con agua tibia y aplica una crema o loción humectante. Ten cuidado de mantener la mezcla alejada de los ojos.

  6. Almacena la mascarilla de avena y cebolla en el refrigerador hasta por una semana.

    Tónico de té verde y vinagre

  1. Prepara una taza de té verde usando un saquito o una cucharadita de té suelto. Deja el té en infusión durante dos o tres minutos.

  2. Espera a que el té se enfríe hasta que esté confortablemente tibio, pero no caliente.

  3. Agrega 2 cucharaditas de vinagre de sidra de manzana.

  4. Lava tu rostro y luego extiende el tónico sobre las zonas afectadas usando una bola de algodón o una almohadilla cosmética. Ten cuidado de mantener el tónico lejos de los ojos.

  5. Espera a que tu rostro se seque al aire y luego ponle humectante.

    Limpieza con vapor

  1. Coloca un tazón resistente a prueba de calor en una superficie estable y luego llénalo con agua hirviendo.

  2. Agrega vinagre de sidra de manzana al agua. Como regla general, debes usar 3 cucharadas de vinagre por cada cuarto de galón de agua.

  3. Inclina el rostro sobre el tazón, colocándote a unas 10 pulgadas del mismo. Envuelve una toalla sobre tu cabeza para atrapar el vapor. Deja que este último penetre en tu rostro durante cinco a ocho minutos. Si tienes la piel sensible, limita el tratamiento a 3 o 5 minutos.

  4. Lava tu rostro con agua tibia y un limpiador suave y luego usa un paño de aseo para limpiar las obstrucciones sueltas.

  5. Enjuaga el rostro con agua fría para cerrar los poros.

Más galerías de fotos



Escrito por m.h. dyer | Traducido por alejandra prego