Limpieza e higiene personal

La limpieza personal y las buenas prácticas de higiene son esenciales para la salud y por razones sociales. Las personas que se ven sucias a menudo son excluidas por los otros. Los hábitos saludables de higiene se deben practicar a diario. Es importante que los padres les enseñen esto y les den el ejemplo a sus hijos. Los hábitos saludables inculcados en la infancia a menudo siguen en la adultez.

Lavado de manos

El lavado de manos frecuente reduce la distribución de gérmenes bacterias y enfermedades causadas por los alimentos. De acuerdo con el Centro de Control y Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos, debes mojar tus manos con agua tibia y corriente. Aplica jabón y fricciona por al menos 20 segundos, asegurándote de limpiar los dedos, las uñas, las cutículas, las palmas de las manos y las muñecas. Enjuaga toda la mano y seca con una toalla limpia o con un secador de aire. Siempre debes lavar tus manos antes de tocar o ingerir alimentos; después de ir al baño; después de tocar animales; antes y después de cambiar un pañal o de cambiar a un niño pequeño; después de estar en contacto con la basura u otros objetos sucios; antes y después de estar en contacto con una persona enferma; y después de sonarte la nariz, estornudar o toser.

Bañarse

Los baños regulares reducen el olor del cuerpo y ayudan a controlar los problemas de la piel como el acné. La Clínica Mayo recomienda bañarse a diario para reducir las bacterias que contribuyen a los olores del cuerpo, en particular las axilas y los pies. Las preferencias y recursos personales determinan si tienes que tomar un baño o una ducha, aunque si estás muy manchado es mejor ducharse que darse un baño con agua sucia en la bañera. Lava tu cabello con la frecuencia necesaria basándote en tu tipo de cabello. Sécate bien luego de bañarte para evitar el crecimiento de bacterias.

Higiene oral

La higiene oral apropiada es crucial para reducir y prevenir problemas de la boca y de las encías como placas, caries, gingivitis, sarro y mal aliento. Cepilla tus dientes al menos dos veces por día y usa hilo dental una vez al día. Tu dentista puede tratar las áreas problemáticas de tu boca y recomendar métodos especiales o productos que puedas necesitar.

Acicalamiento

Acicalarse es el acto de ponerte presentable ante los otros. En el nivel más básico, acicalarse incluye mantener limpio tu cuerpo, tus dientes, tu ropa, tu cabello y tus uñas y evita el olor corporal usando un antitranspirante y un desodorante. Las prácticas de aseo más avanzadas incluyen peinados, maquillaje, humectadores, manicura, pedicura, esmalte de uñas, perfume, depilación y más.

Hogar y vestimenta

Un ambiente sanitario en el hogar y ropas limpias son aspectos importantes de la limpieza personal en general. Lava tu ropa regularmente para quitar los olores. Trata las manchas lo antes posible, y plancha cuando es necesario para quitar las arrugas. Mantener tu casa limpia reduce bacterias, ayuda a prevenir la aparición de insectos y contribuye al bienestar general. Lo básico de la limpieza del hogar incluye deshacerse apropiadamente de la basura, lavar los platos sucios y limpiar los pisos regularmente. Lava las sábanas al menos dos veces al mes.

Más galerías de fotos



Escrito por layne wood | Traducido por marina boninni