Cómo limpiar tus pulmones antes de correr

Ya sea que tengas una condición médica crónica, como asma, o estés sobreponiéndote de una congestión pulmonar causada por algún resfriado o gripe, limpiar tus pulmones antes de correr podría mejorar tu desempeño y comodidad. Usualmente, el moco y el polen pueden acumularse en las vías respiratorias que llevan a los pulmones, los bronquiolos, e irritar las zonas más sensibles. Si estás tomando antibióticos o recuperándote de una infección pulmonar, habla con tu médico antes de empezar a correr.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Toma una ducha caliente o usa un humidificador de vapor frío para aflojar las secreciones bronquiales y pulmonares. Durante los fríos meses de otoño e invierno, los sistemas de calefacción forzada y el aire seco pueden resecar tus vías respiratorias.

  2. Párate cómodamente y coloca tus palmas sobre tu abdomen. Inhala profundamente por la nariz, hasta sentir que tu estómago se expande. Sostén el aliento durante uno o dos segundos, de acuerdo a tu tolerancia.

  3. Exhala lentamente por la boca. Repite esto dos veces y luego tose profundamente. Tose desde adentro de tu pecho, y repite la inhalación profunda si no puedes expectorar moco.

  4. Incrementa tus fluidos antes de correr. Mantener tu cuerpo hidratado te ayudará a diluir el moco en tus vías respiratorias, permitiéndote toser cualquier secreción excesiva.

  5. Toma medicamentos recetados para el asma o alergias antes de correr. Usar un inhalador prescrito podría ayudarte a abrir las vías respiratorias y a hacer que el ejercicio sea más cómodo.

Consejos y advertencias

  • Inscríbete en clases para dejar de fumar, si eres un fumador.
  • Los expectorantes de venta libre pueden ayudar a diluir el moco para una expectación más fácil después de un resfriado.

Más galerías de fotos



Escrito por juliet wilkinson | Traducido por pau epel