Cómo limpiar el rostro y la piel con raíz de jengibre

La raíz de jengibre está hecha de aceites volátiles y compuestos fenólicos intensos utilizados para tratar los trastornos digestivos, inflamaciones y otras dolencias, de acuerdo al "University of Maryland Medical Center" (Centro Médico de la Universidad de Maryland). El aceite de jengibre se puede utilizar como tópico para dolores en las articulaciones o como un agente de aromaterapia para tratar los síntomas del resfriado y gripe. De acuerdo a David Suzuki Foundation, la raíz de jengibre tiene propiedades calentadoras y estimulantes y es un ingrediente popular en las lociones y exfoliantes corporales. La raíz de jengibre también ayuda a limpiar la piel y el rostro. El jengibre estimula la piel, aumenta el flujo sanguíneo y proporciona un efecto calentador cuando se lo utiliza para limpiar la piel. Mezcla el jengibre con otros ingredientes cuando quieras utilizarlo como limpiador para el rostro o la piel.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Raíz de jengibre fresca
  • Miel
  • Glicerina vegetal
  • Jabón líquido de Castilla
  • Contenedor con tapa

Instrucciones

  1. Pela y ralla 2 cucharadas de raíz de jengibre fresca y colócala en un bol pequeño.

  2. Añade 3 cucharadas de miel sobre el jengibre rallado. Homestead.org dice que la miel tiene propiedades de sanación para la piel, reduce la inflamación y ayuda a remover las células muertas. Tiene propiedades antisépticas y se mezcla bien con la raíz de jengibre para limpiar el rostro. La miel además humecta la piel y generalmente se utiliza en limpiadores faciales contra el acné.

  3. Vierte 1/2 taza de glicerina vegetal sobre la mezcla de jengibre y miel. De acuerdo a Journeyforever.org, la glicerina humecta la piel y es un emoliente natural. Se suele utilizar en jabones, cremas y lociones faciales y corporales.

  4. Añade 2 cucharadas de jabón líquido de Castilla a la mezcla de jengibre. Revuelve la mezcla y viértela en un contenedor o una botella que se cierre por completo.

  5. Vierte 1/2 cucharada de la mezcla sobre la palma de tu mano y añade algunas gotas de agua, frotándote las manos. Suavemente, frótalo sobre tu rostro o piel con el jabón y enjuágalo con agua tibia y sécate. Mantén el limpiador alejado de tus ojos, ya que el jengibre puede causar irritación.

Consejos y advertencias

  • Separa la mezcla en porciones a fines de mantener el jabón de jengibre fresco.
  • Almacena el jabón de raíz de jengibre en el refrigerador para que se mantenga fresco.
  • Si sufres una reacción alérgica o desarrollas una irritación en la piel, deja de utilizar este jabón.

Más galerías de fotos



Escrito por william peterman | Traducido por florencia prieto