Cómo limpiar retenedores transparentes

Una vez que dejas de usar esos molestos frenillos en tus dientes, tu dentista probablemente te recomendará usar un retenedor por algún tiempo para ayudar a mantener tu dentadura en su lugar. Un retenedor plástico transparente va colocado sobre tus dientes, lo que significa que está expuesto a la placa, el sarro y las bacterias de tu boca. Esto puede llevar a que la pieza empiece a oler, generando mal aliento. Rompe este desagradable círculo, limpiando tu retenedor diariamente.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Cepillo de dientes
  • Jabón para platos suave
  • Bicarbonato de sodio
  • Vaso
  • Lejía de cloro

Instrucciones

  1. Enjuaga el retenedor con agua tibia cada vez que lo saques de tu boca.

  2. Frota el retenedor con un cepillo de dientes y jabón para platos suave. No uses el mismo cepillo que utilizas para tu boca; en vez de esto, designa un cepillo específico para la limpieza del retenedor. Cepilla por todo el interior y exterior del retenedor. Enjuaga bien con agua tibia antes de volver a colocar el retenedor en tu boca.

  3. Utiliza bicarbonato de sodio como un limpiador alternativo para tu retenedor. Esto es particularmente efectivo si la pieza huele mal. Humedece un cepillo de dientes con agua, y esparce bicarbonato sobre este. Frota el interior y exterior del retenedor con el bicarbonato. Enjuaga bien con agua tibia.

  4. Remoja tu retenedor en un vaso con una solución de 10 partes de agua y una parte de lejía de cloro, como otra alternativa. Deja remojar durante cinco a 10 minutos, luego enjuaga bien el retenedor con agua tibia antes de volverlo a colocar en tu boca.

Consejos y advertencias

  • No dejes que el retenedor se seque. Si no está en tu boca, déjalo en remojo en un vaso de agua destilada para mantenerlo húmedo. Cuando el retenedor se seca, el sarro se adhiere a este, haciéndose más difícil de remover.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por pau epel