Cómo limpiar una perforación de nariz que se ha infectado

La perforación de la nariz ha estado en práctica desde que hubo voluntarios e instrumentos afilados para hacerlo. Generalmente, este tipo de perforación involucra a un tejido más denso que el que se maneja cuando se perfora la oreja, además de que hay más bacterias presentes en esta zona que en las orejas y el ombligo de la persona promedio. Lo anterior hace que las infecciones sean comunes. La gente suele tocar sus nuevas perforaciones nasales con frecuencia, lo que puede introducir bacterias en la herida y generar una infección debajo de la piel. La limpieza de una perforación de nariz infectada no es difícil. De hecho, se puede realizar en casa a menos que la persona presente fiebre, reporte pus visible o experimente inflamación y dolor intenso.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Jabón antibacterial
  • Toallas de papel
  • Hisopos o bastoncitos de algodón
  • Vasos de papel de 5 onzas (150 ml)
  • Sal de mar
  • Agua caliente
  • Bolas de algodón limpio

Instrucciones

  1. La sal marina puede ayudar a extraer y a secar una infección.

    Lava bien tus manos con jabón antibacterial y agua caliente. Sécate con toallas de papel limpias y no con una toalla de tela que pueda tener gérmenes o bacterias.

  2. Bombea una gota de jabón antibacterial líquido en un hisopo de algodón nuevo y luego repasa suavemente el área alrededor de la perforación para suavizar y eliminar cualquier rastro de polvo, costra u otro material extraño. De acuerdo con los expertos de la Association of Professional Piercers, no debes usar sustancias agresivas como alcohol, Betadine, Hibiclens, peróxido de hidrógeno ni ningún otro tipo de ungüento o crema medicinal de venta libre, ya que sus componentes pueden interferir con la cicatrización de la piel alrededor de la perforación. Un poco de jabón antibacterial líquido es todo lo que necesitas para mantener la herida limpia incluso después de que se haya infectado.

  3. Enjuaga el jabón cuidadosamente con agua tibia. Seca tu nariz con una toalla de papel limpia, teniendo cuidado de no jalar ni hundir la pieza de metal de la perforación.

  4. Pon una cucharada pequeña de sal marina en un vaso de papel de 5 onzas (150 ml). No uses demasiada sal. Un montículo del tamaño de la uña de tu pulgar es suficiente. Llena el vaso con el agua más caliente que salga del grifo.

  5. Remoja un algodón limpio en la solución de agua salina que has preparado y exprime la mayor parte del exceso. Presiona el algodón suavemente en la zona afectada. Sujeta el algodón contra tu nariz hasta que se enfríe y luego deséchalo. Remoja, exprime y aplica un algodón limpio hasta que hayan transcurrido al menos cinco minutos.

  6. Salpica un poco de agua limpia y tibia en tu nariz para lavar los residuos de sal, y luego seca con una toalla de papel nueva. Haz esto dos veces al día hasta que la infección desaparezca.

Consejos y advertencias

  • Cambia la funda de tu almohada cada noche o pon una camiseta blanca limpia encima de la funda de almohada para que tengas una superficie segura sobre la que puedas dormir mientras se cura tu infección.
  • Nunca remuevas la pieza de joyería de una perforación de nariz infectada sin consultar a un médico o a un profesional, ya que esto puede impedir el drenaje de la infección y empeorar tu condición.
  • Si detectas un flujo espeso y de color crema que tiene mal olor, acompañado de una serie las líneas rojas que irradian desde la infección; o si experimentas fiebre, mareos y nauseas, busca ayuda profesional inmediatamente.

Más galerías de fotos



Escrito por brynne chandler | Traducido por pei pei