¿Puedo limpiar mis zapatos Crocs con un simple paño?

Los zapatos Crocs no sólo son cómodos, si no que también son un gran recurso de apoyo para las personas que tienen que estar de pie durante todo el día. También pueden ser muy relajantes para quienes han tenido dificultades al usar calzado más restrictivo. Los Crocs son fáciles de limpiar y vienen en una amplia variedad de estilos y colores.

Agua y jabón

Los Crocs se pueden limpiar con un paño, un poco de jabón suave y agua fría. Deben lavarse a mano con suavidad y después secarse bien con un paño que no deje pelusa. Para las manchas o las acumulaciones de tierra y barro, frota suavemente la zona con un trapo húmedo hasta que desaparezcan los residuos. Esta es la mejor manera de limpiar los Crocs clásicos, sin embargo, existen otros estilos que quizá requieran otro tipo de mantenimiento debido a que están confeccionados con materiales distintos.

Cuidados especiales

Cuando se trate de zapatos Crocs de cuero o de materiales metálicos, utiliza un paño húmedo o una esponja para limpiarlos y luego sécalos bien con un paño suave. Si tus Crocs son de cuero, también puedes usar una crema especial para pieles finas, a fin de restaurar el brillo una vez que se ha eliminado todo rastro de suciedad. También puedes utilizar un cepillo siempre y cuando no sea demasiado áspero. Evita usar productos químicos agresivos en tus zapatos Crocs, ya que podrían dañar el exterior.

Otras partes de tus zapatos

Es posible que la parte frontal de tus Crocs no sea la única zona que necesite limpiarse. Presta atención especial al resto del zapato, ya que es común que las suelas, cuñas o tacones también estén sucias. Es posible utilizar un cepillo suave o un paño húmedo para eliminar la suciedad en estas áreas. Finalmente deja secar al aire o repasa la superficie con un paño seco y limpio. Para la suciedad persistente, prueba con un trapo de lana, que puede eliminar suavemente la suciedad de tus zapatos Crocs confeccionados de cualquier material.

Mantén tus Crocs en buen estado

Haz que tus Crocs duren más tiempo y se mantengan en perfectas condiciones durante muchos años. Evita exponer tus zapatos a temperaturas extremas de frío o calor, para evitar que se decoloren (por ejemplo, no los dejes al aire libre o en la cajuela de tu coche). Las temperaturas extremas también pueden hacer que la forma de los zapatos cambie o que el material se dañe y deforme sin que tengas manera de repararlo. A pesar de que parezcan lo suficientemente resistentes como para colocarlos en la lavadora o el lavavajillas, lo mejor es que no lo hagas.

Más galerías de fotos



Escrito por christi aldridge | Traducido por pei pei